18 de octubre 2012 - 23:24

Gobierno colombiano y las FARC muestran diferencias en inicio de negociaciones

La delegación del gobierno colombiano duarnte la conferencia de prensa.
La delegación del gobierno colombiano duarnte la conferencia de prensa.
Colombia y las FARC mostraron las profundas diferencias que deberán zanjar para firmar un acuerdo de paz, luego que el delegado del Gobierno rechazó por completo discutir el modelo de desarrollo económico del país como planteó la guerrilla en el inicio del diálogo en Noruega.

Las conversaciones se trasladarán a Cuba partir del 15 de noviembre, donde se comenzará a tratar confidencialmente el capítulo agrario, el primero de la agenda pactada en este nuevo intento por poner fin al sangriento conflicto de casi medio siglo que ha cobrado miles de vidas.

La rueda de prensa que siguió al acto oficial de instalación de la mesa de diálogo en Hurdal, un poblado en las afueras de Oslo, reflejó las tensiones subyacentes que existen tras el compromiso asumido por ambas partes este año para buscar la paz en el país sudamericano.

"Quiero reiterar a propósito de la cuestión minero energética que no estamos discutiendo el modelo de desarrollo económico, no estamos discutiendo la inversión extranjera", dijo el jefe del equipo del Gobierno, Humberto de la Calle.

"Para que eso se discuta en la agenda colombiana las FARC tienen que dejar las armas, hacer política y ganar las elecciones, pero en este momento eso no hace parte de la mesa", advirtió.

En el proceso, y bajo el principio de "nada está acordado hasta que todo esté acordado", las partes discutirán políticas de desarrollo agrario, garantías para el ejercicio de la oposición política, el fin del conflicto, la solución del narcotráfico y la reparación de las víctimas.

De la Calle dijo que no pretende que las FARC depongan sus ideas sino que luchen por ellas en democracia.

"Este es un momento de esperanza, no es una esperanza ingenua, sabemos que hay dificultades enormes, tenemos una dosis de optimismo, pero es un optimismo moderado", aseguró previamente.

"Creemos que existen oportunidades reales para la paz (...) venimos dispuestos a hacer nuestro mejor esfuerzo", precisó el abogado de 66 años, quien en el pasado tuvo contactos con la guerrilla.

Dejá tu comentario

Te puede interesar