Insistió Obama con dejar Irak y desató ira de Bush y McCain

Mundo

Washington (EFE, Reuters, ANSA, DPA) - El candidato demócrata Barack Obama reiteró ayer su compromiso de acabar la guerra de Irak si gana las elecciones e insistió en que tras lograr ese objetivo se concentrará en luchar contra Al-Qaeda y los talibanes en Afganistán. Sus declaraciones provocaron el rechazo de su contrincante, John McCain, y del presidente George W. Bush.

El senador por Illinois, que prevé visitar en breve ambos países, criticó la decisión de EE.UU. de invadir Irak en marzo de 2003 y destacó que el conflicto ha disminuido la seguridad del país, dañado su prestigio en el mundo, debilitado su economía y mermado sus recursos para afrontar los desafíos del siglo XXI.

«Pudimos haber utilizado toda la fuerza de EE.UU. para perseguir y destruir a Osama bin Laden, Al-Qaeda, los talibanes y todos los terroristas responsables de los atentados del 11 de setiembre» de 2001, dijo. «En lugar de eso, hemos perdido miles de vidas de estadounidenses, gastado casi un billón de dólares, alejado aliados y desatendido amenazas emergentes», destacó Obama. Dijo que todo eso se había hecho en nombre de una guerra que dura ya más de cinco años y que se libra en un país que «no tiene absolutamente nada que ver con los atentados del 11-S».

Explicó que la excesiva concentración en Irak ha propiciado un deterioro sostenido de la situación en Afganistán y hecho posible que el grupo terrorista Al-Qaeda refuerce su santuario en la frontera afgano-paquistaní.

Obama respondió asimismo a los críticos que lo acusan de haber dado marcha atrás en sus planes de retirar las tropas de Irak en el plazo de 16 meses, debido a su reciente comentario de que podría «refinar» sus propuestas sobre ese país, tras consultar a los comandantes militares en la zona. «Podemos reubicar nuestras misiones de combate a un ritmo que permitiría la retirada en 16 meses», ratificó ayer, para añadir que durante el proceso se realizarán los ajustes tácticos necesarios. Una vez logrado ese objetivo, convertirá a la lucha contra Al-Qaeda y los talibanes «en la prioridad que debe ser».

Por su parte, John McCain pronunció también un discurso sobre Afganistán, en el que indicó que para alcanzar la victoria allí seguiría la misma estrategia de incremento de tropas que se implementó en Irak. El ex militar condecorado de 71 años no dudó en asegurar que sabe mejor que Obama «cómo ganar guerras». Asimismo, hizo hincapié en que la campaña militar en Irak está funcionando y argumentó que una estrategia similar que implique más tropas, más programas antiterroristas y una organización militar más coherente reduciría la creciente violencia en Afganistán.

Bush se unió a las críticas. «Existe la tentación de dejar que la política de casa se meta en medio del juicio de los comandantes. Por eso rechacé fuertemente un calendario arbitrario para la retirada», sentenció.

Dejá tu comentario