Irán se deshace en excusas, pero crecen protestas por el avión

Mundo

El régimen teocrático afirma que no quiso ocultar que el Boeing 737 fue derribado por un misil de su propia fuerza. Las universidades son foco de las principales acciones de repudio.

Teherán - Las protestas en Irán alcanzaron su tercer día consecutivo poco después de que el régimen teocrático admitiera que un error humano “error humano” fue el causal del siniestro del Boeing 737 ucraniano con 176 personas a bordo.

En las protestas, que se extendieron a otras ciudades fuera de Teherán, los manifestantes piden la muerte de los mulás y los ayatolás. Los videos del domingo por la noche muestran a los congregados huyendo de los gases lacrimógenos y a una mujer que muestra la herida de su pierna, al parecer por el impacto de un proyectil.

“¿Es esta la sangre de nuestra gente?”, preguntó un manifestante mientras filmaba un charco de sangre en las calles de Teherán. En otros registros publicados en las redes sociales que no pudieron ser verificados de inmediato, se escucharon disparos en las protestas en la Plaza Azadi, la capital, y la ciudad de Shiraz.

Uno de los principales sitios de protesta es en las inmediaciones de la Universidad Tecnológica de Sharif, en Teherán, donde las personas se reunieron para una vigilia en honor de las víctimas del Boeing 737. De acuerdo con el centro de estaudios, al menos 13 alumnos perdieron la vida cuando el avión fue derribado por el Gobierno iraní el miércoles pasado.

En una declaración oficial en la televisión local, el jefe de Policía de Teherán, Hossein Rahimi, negó que los oficiales hubieran disparado contra los manifestantes y reveló que tenían órdenes de actuar con moderación. “La Policía trató a las personas que se encontraron con paciencia y tolerancia”, dijo Rahimi. La fuerza “no disparó a las multitudes ya que actuar con una mente abierta ha sido una orden para las fuerzas de la capital”.

Los residentes informaron que ayer había una presencia masiva de miembros de seguridad en el centro de Teherán, incluidos policías y agentes no uniformados.

En noviembre, el Gobierno reprimió brutalmente las protestas y mataron al menos a 200 manifestantes que rechazaban el recorte a los subsidios al combustible. Pero la Administración de Donald Trump estimó que los muertos fueron más de 1.500.

Los oficiales de Policía “comenzaron a arrastrar a la gente. Se llevaron a varios manifestantes y los pusieron en jaulas en automóviles”, dijo el arquitecto Soudabeh, de 35 años. Otro video filmado ayer en la misma universidad mostró a los estudiantes nuevamente gritando: “¡Mataron a nuestras élites y las reemplazaron por un gobierno dirigido por el clero!”.

“En estos días de tristeza, hubo críticas a los responsables y las autoridades del país. Algunos responsables fueron acusados incluso de mentir y de intentar encubrir lo ocurrido, cuando verdadera y honestamente ese no fue el caso”, dijo el vocero del gobierno iraní, Ali Rabii. “La verdad es que no mentimos. Mentir es disfrazar la verdad de manera intencional y concienzuda. Mentir es encubrir informaciones. Mentir es conocer un hecho y no decirlo o deformar la realidad...”, agregó Rabii. “Lo que dijimos el jueves estaba basado en las informaciones que habían sido presentadas al conjunto del Gobierno y según las cuales no había ningún vínculo entre el accidente y un disparo de misil”, agregó este vocero.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario