Israel: nuevo caso de corrupción complica a Olmert

Mundo

El futuro político del primer ministro israelí Ehud Olmert parece nuevamente comprometido por la revelación de su presunta implicación en un caso de estafas realizadas en la compra de pasajes de avión, que le valió fuertes críticas en la prensa.

Los dos principales diarios israelíes, Yediot Aharonot y Maariv, criticaron a Olmert, publicaron el mismo título irónico en su portada de hoy: "Viajes Olmert", en alusión a la estafa.

"Se pasó de la raya" y "mentiroso", son algunos de los calificativos utilizados por periódicos y radios para expresar su indignación o ridiculizar al jefe del gobierno.

Según un comunicado conjunto publicado el viernes por la policía y el ministerio de Justicia, Olmert es sospechoso de haberse hecho reembolsar varias veces -presentando facturas idénticas- por organizaciones caritativas sus viajes privados y familiares al extranjero, cuando era alcalde de Jerusalén y luego como ministro de Comercio.

Esas sospechas se refieren a por lo menos doce vuelos que presuntamente aportaron a Olmert al menos 110.000 dólares, precisó la radio pública israelí.

Las organizaciones supuestamente engañadas por Olmert están dedicadas a la memoria del Holocausto, a la ayuda a niños inválidos, el bienestar de los soldados y a los estudiantes ciegos.

"Ehud Olmert está acabado. Los políticos, los dirigentes con los cuales se reunirá en París, la fiscalía, los policías, todos lo saben. El único que quiere ignorarlo es Olmert", afirma Nahum Barnea, editorialista estrella del diario Yediot, en la edición de hoy.

Olmert informó a través de sus allegados que sólo había transferido a su familia sus puntos de viajero acumulados en sus frecuentes viajes en avión.

Antes de partir a París, el sábado al anochecer, para participar en la creación de la Unión Por el Mediterráneo, el primer ministro denunció la actitud de la policía en la investigación.

"Las infidencias superaron todas las normas de lo que está autorizado en un régimen democrático", afirmó Olmert, agregando que le parecía "repugnante que esta cuestión fuera explotada para acusar" a su familia.

Su consejero de prensa, Amir Dan, declaró el domingo que "la fiscalía y la policía están tratando de derrocar a un primer ministro en funciones".

Olmert ya se ha visto involucrado en seis casos de corrupción y la prensa suele calificarlo de "sospechoso en serie".

Antes del escándalo de la presunta estafa con pasajes de avión, el último caso lo sindicaba como sospechoso de "fraude", "abuso de confianza" e irregularidades en la financiación de sus campañas electorales.

Durante su declaración en mayo ante el tribunal de distrito de Jerusalén, un empresario norteamericano, Morris Talansky, dijo que hace quince años había entregado 100.000 dólares en efectivo a Olmert.

El contrainterrogatorio de Talansky comenzará el jueves próximo.

Los escándalos dañaron la imagen del primer ministro, y su partido Kadima (centro) se vio obligado a organizar a mediados de septiembre elecciones primarias con miras a su eventual reemplazo en su dirección.

Hasta ahora, el jefe de gobierno no descartaba presentarse a esa elección, pero con el nuevo escándalo de los "Viajes Olmert" la situación cambia, incluso para algunos de sus aliados.

"Su candidatura es ahora inconcebible", declaró a la radio del Ejército Eytan Cabel, secretario general del Partido Laborista, principal aliado del Kadima en la coalición gubernamental.

Dejá tu comentario