Bolsonaro dice que ser patrón es muy duro en Brasil y que la sociedad debe agradecer a los empresarios

Mundo

Lo hizo en un discurso ante la conducción de la Confederación Nacional de la Industria, en Brasilia, en el cual defendió haber nombrado miembros del tribunal Superior del Trabajo que no provienen del mundo sindical.

El presidente Jair Bolsonaro fustigó hoy las leyes laborales de Brasil, afirmó que ser patrón es "muy duro" debido a las cargas sociales y aseguró que la sociedad le debe favores a los empresarios, a quienes aludió como los "creadores de empleo".

Lo hizo en un discurso ante la conducción de la Confederación Nacional de la Industria (CNI), en Brasilia, en el cual defendió haber nombrado miembros del tribunal Superior del Trabajo (TST) que no provienen del mundo sindical.

"Si otro estuviera en el Gobierno hubiera colocado en las cortes de la justicia laboral a personas vinculadas a su ideología, pero yo me ocupé de poner a personas que defienden el otro lado", dijo Bolsonaro.

En el marco de la búsqueda de apoyos para su reelección en los comicios de octubre de 2022, Bolsonaro hizo una defensa del empresariado como principal motor de la economía y fustigó la legislación laboral e incluso la fiscalización de las condiciones laborales en el campo.

"Cómo es duro ser patrón en Brasil, yo sé como es eso", dijo Bolsonaro, quien desde hace tres décadas se encuentra en la actividad política como concejal y diputado luego de haberse desvinculado por indisciplina como capitán del Ejército.

Según Bolsonaro, "el salario es poco para quien lo recibe y mucho para quien lo paga".

"Desde el inicio de mi gobierno con mis ministros nos decidimos a facilitarles la vida a los empresarios. Ustedes no nos deben ningún favor a nosotros, somos nosotros los que debemos favores a ustedes, ustedes son los creadores de empleo", sostuvo el mandatario de ultraderecha, aplaudido por la platea.

Bolsonaro dijo que en su gestión el Estado emplea cuando abre un llamado a un concurso público o crea cargo comisionados pero, en cambio, "quien crea la masa de empleados que genera riqueza en Brasil son ustedes, los empresarios".

El gobierno de Bolsonaro ha fracasado en dos iniciativas en el Congreso a reducir los derechos laborales, como por ejemplo no pagar como extra al trabajador que lo hace los domingos.

El país realizó la mayor reforma laboral en 2017 en el gobierno de Michel Temer creando la figura del trabajo legal intermitente, que es cuando el empresario puede alterar horario de trabajo y salarios sin la chance de que se dirima en la justicia el conflicto.

El titular de la CNI, Robson Andrade, en su discurso pidió a Bolsonaro acelerar la aprobación de la reforma tributaria para reducir la carga de impuestos del sector.

"Ese puede ser su legado y del Congreso para los brasileños", dijo el industrial.

Dejá tu comentario