Japón: tambalea el premier tras una histórica derrota

Mundo

Tokio (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - La coalición conservadora gubernamental japonesa sufrió ayer una estrepitosa derrota en las elecciones para el Senado, en las que perdió la histórica mayoría que ostentaba, pero el primer ministro, Shinzo Abe, aseguró que quiere permanecer en el poder. Los comicios podrían provocar un bloqueo político en la segunda economía mundial, ya que el control de la Cámara alta pasa ahora a la oposición de centroizquierda.

Las elecciones para renovar la mitad de la Cámara alta (121 escaños) otorgaron el mayor número de puestos, por primera vez desde 1955, al opositor Partido Democrático (PD) y propinaron un durísimo castigo a la coalición gubernamental liderada por el Liberal Demócrata (PLD) de Abe, según el cómputo provisorio de los medios nipones.

A las 2.55 hora local de ayer y cuando aún faltaba adjudicar uno de los 121 escaños en disputa, el PLD y el Nuevo Komeito se habían asegurado un total de 83 bancas en total mientras el PD tendría 109 asientos, de acuerdo con la agencia «Kyodo».

La derrota electoral sufrida por el gubernamental PLD, en el poder en Japón desde 1955 a excepción de un paréntesis de un año, fue clara y hasta mayor que lo pronosticado, lo que podría abrir la vía a un bipartidismo no visto en décadas.

  • Promesa

    A pesar de su fuerte derrota, Abe aseguró que tiene la intención de permanecer en el poder. «Cuando fui nombrado primer ministro, prometí que continuaría con las reformas para construir una nueva nación. Tengo la responsabilidad de mantener esa promesa», afirmó el mandatario ante las cámaras de televisión, que calificó los resultados de la votación como «humillantes».

    Como contrapartida, Hidenao Nakagawa, secretario general del PLD, dejó su puesto inmediatamente después de que se conocieron los primeros resultados. Por la derrota, fuentes cercanas al primer ministro -un hombre de discurso nacionalista- dijeron que confirmó su intención de hacer cambios en el gabinete a fin de agosto, señalaron fuentes gubernamentales.

    La cara de la victoria es el líder opositor Ichiro Ozawa, un malabarista de la política de 65 años y frágil salud que en cuatro décadas de carrera estuvo en cuatro partidos, empezando por el PLD.

    En la sede de su agrupación festejaron con euforia la victoria en las elecciones al Senado, donde ganó 27 escaños más de los que tenía antes de los comicios, al tiempo que anunciaban que Ozawa deberá descansar unos días después del esfuerzo electoral.

    Abe, de 52 años, se enfrentaba a su primera gran cita electoral nacional en apenas diez meses de mandato, minado por varios traspiés, casos de corrupción y el suicidio de dos ministros, entre otros.

  • Acabado

    Según los observadores, estos conflictos fueron determinantes para los japoneses por su falta de liderazgo, las corruptelas que azotaron a su gobierno y su escaso brillo personal, ya que siempre se deslució frente al mayor carisma de su antecesor, Junichiro Koizumi. Desde que el pasado 26 de setiembre fue elegido por el Parlamento como nuevo líder del PLD, su popularidad ha caído de 70% a 30% actual.

    «Abe está acabado», opinó Gerlad Curtis, un experto de la Universidad de Columbia. Cuanto más tiempo permanezca en el poder «más y más caótico será políticamente», añadió. Si Abe abandonara finalmente el poder, Japón podría volver a la situación de los años 90, cuando cambió de primer ministro casi cada año.

    A las elecciones para renovar 121 escaños del Senado concurrieron 377 candidatos, y el censo electoral estaba compuesto por unos cien millones de japoneses, de los cuales más de 10% votó por correo. La participación en estos comicios, con tiempo nublado en gran parte de Japón, fue de 58,61%, dos puntos más que en las pasadas elecciones de 2004.
  • Dejá tu comentario