La ONU impuso más sanciones a Irán por su desarrollo nuclear

Mundo

El Consejo de Seguridad de la ONU endureció este lunes el régimen de sanciones económicas y comerciales contra Irán por negarse a suspender su programa de enriquecimiento de uranio.

La resolución 1803 adoptada por 14 votos a favor, ninguno en contra y una abstención (Indonesia), engrosa la lista de individuos y entidades a los que se congelarán los haberes por sus vínculos con el programa nuclear iraní.

Además prohíbe los viajes al extranjero de los mencionados en la lista y exhorta a los Estados a vigilar de cerca las transacciones financieras que realicen con los grandes bancos financieros iraníes Melli y Saderat.

La resolución prohíbe además a los demás países suministrar a Irán bienes susceptibles de ser utilizados a la vez para fines civiles o militares.

Se trata de la tercera serie de medidas de castigo impuestas a Teherán por el Consejo de Seguridad de la ONU, tras las sanciones económicas y comerciales adoptadas en diciembre de 2006 y marzo de 2007.

Estados Unidos y sus aliados sospechan que Teherán intenta seguir adelante con sus objetivos militares a través de su programa nuclear, que según el régimen islámico sólo sirve para producir electricidad.

La resolución 1803 fija un plazo de tres meses a Irán para suspender sus actividades de enriquecimiento de uranio antes de aplicarle nuevas sanciones.

El representante de Irán ante la ONU, Mohammad Khazaee, calificó la resolución de "injusta e irracional" y dijo que la misma "socava la integridad y la credibilidad" del Consejo de Seguridad, al que acusó de "implementar la política exterior de algunos de sus miembros".

El portavoz de la cancillería iraní, Mohammad Alí Hosseini, minimizó de antemano el impacto de las nuevas medidas, asegurando que sólo podrían causar "ligeros problemas" y que Irán dispone de "varias opciones para solucionarlos".

La Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) informó recientemente que la información proporcionada hasta ahora por Irán sobre su programa nuclear no es "consistente ni completa".

La AIEA, organismo de Naciones Unidas para la cooperación internacional en materia de energía nuclear de uso civil, admitió progresos, pero dijo que es necesario que Teherán permita más inspecciones sorpresivas.

El mismo lunes, el director general de la AIEA, Mohamed ElBaradei, lanzó un "llamado urgente a Irán a que sea más activo y más cooperativo" con la agencia nuclear de la ONU. Según El Baradei, Irán "sigue con sus actividades de investigación y desarrollo para intentar dotarse de centrifugadoras más eficaces".

Esas instalaciones permiten enriquecer el uranio para la fabricación de combustible de centrales eléctricas, pero pueden ser utilizadas para producir material destinado a la fabricación de una bomba nuclear.

A las sanciones de la ONU se añaden las unilaterales de Estados Unidos, y tal vez en el futuro las que prepara la Unión Europea, que no descarta promulgar sus propias medidas contra Teherán.

En nombre de las seis potencias encargadas del expediente iraní, el embajador de Gran Bretaña ante la ONU, John Sawers, indicó que impulsarán una reunión a la brevedad entre el jefe de la diplomacia europea Javier Solana y el negociador nuclear iraní, Said Jalili, para buscar una salida pacífica.

En la clasificación de riesgos de los países de la OCDE, que va de cero a siete y que sirve para calcular sus primas, Irán pasó de cuatro a cinco en mayo de 2006 y de cinco a seis en junio de 2007.

Dejá tu comentario