La unidad, una mentira piadosa

Mundo

Caracas - Los partidos venezolanos mantienen animadas y agrias disputas para la designación de sus candidatos a cinco meses de las elecciones municipales y regionales del próximo 23 de noviembre. La mayor parte de estas luchas se producen entre las variopintas agrupaciones de oposición, aunque el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), del presidente Hugo Chávez, no está exento de conflictos a pesar de ya haber designado oficialmente a sus candidatos en unas primarias a principios de junio.

Autodenominados « socialistas», que antes gozaban del beneplácito de Chávez, han sido repudiados públicamente por el gobernante, lo que ha resultado en el abandono de la aspiración política de unos, en obediencia a las decisiones de la directiva del PSUV, y la postulación fuera de las filas del oficialismo, de otros.

Mientras, a falta de unión en la oposición, se multiplican los anuncios y las campañas publicitarias personalistas para atraer a un mayor número de simpatizantes.

El proceso está afectado igualmente por la controvertida decisión del controlador General, Clodosbaldo Russián, de inhabilitar políticamente por supuestos casos de corrupción a más de 400 funcionarios y ex funcionarios para presentarse a las elecciones, principalmente opositores. La decisión final sobre dichas inhabilitaciones, que ha generado numerosas protestas, está en manos del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y afecta a destacadas figura de la oposición, como el actual alcalde del municipio Chacao en el este de Caracas, Leopoldo López, quien se lanzó a la Alcaldía Mayor de la ciudad (ver nota aparte).

El pasado 23 de enero sietepartidos opositores a Chávez firmaron el Acuerdo de Unidad Nacional, del que aseguraron que no era «sólo electoral», y en el mismo constó la necesidad de designar «candidatos unitarios» para hacer frente al oficialismo en las elecciones. Copei Partido Popular ( democristiano), Acción Democrática (AD, socialdemócrata), Movimiento al Socialismo (MAS, socialdemócrata), Primero Justicia (PJ, conservador), Un Nuevo Tiempo (UNT, socialdemócrata), Bandera Roja (extrema izquierda), Causa R (socialdemócrata) y Alianza Bravo Pueblo (ABP, conservador), sellaron el acuerdo para tener una « mayor posibilidad de triunfo». A pesar de ello, desde hace días se multiplican en algunos municipios y estados pugnas dentro del mismo partido político para conseguir la designación final, como es el caso del municipio Chacao, donde Emilio Graterón y Liliana Hernández, ambos de UNT, mantienen públicos enfrentamientos. Dicha batalla incluye el reparto de folletos, la instalación de carteles publicitarios, la presencia de personas con pancartas en los semáforos, el proselitismo puerta a puerta, la emisión de anuncios en medios de comunicación e incluso la difusión de hipotéticas encuestas, con el consiguiente gasto de recursos.

El caso del PSUV es diferente, puesto que el pasado 1 de junio, con el apoyo logístico del Consejo Nacional Electoral (CNE), celebró elecciones internas con la participación de cerca de 2 millones de sus militantes para elegir entre los 4.888 precandidatos que se postularon, según datos del propio partido, cuyos resultados han sido denunciados por supuestas manipulaciones.

Chávez ha repudiado públicamente a varios de sus actuales gobernadores, como el del estado central de Guárico, Eduardo Manuitt, que fue expulsado del partido, la misma medida que se aplicó a otros casos como el de un alcalde y tres diputados de la unicameral Asamblea Nacional (AN) por lanzarse como candidatos antes de que se abriera oficialmente el proceso interno.

Entre los descontentos y expulsados hay algunos que competirán igualmente por los cargos en liza, como el diputado Luis Tascón, quien se presentará a la alcaldía del municipio caraqueño de Libertador gracias a la creación del partido «Nuevo Camino Revolucionario», avalada por 32.000 electores.

Dejá tu comentario