El gobierno de Líbano dimitió tras la protestas por la explosión en Beirut

Mundo

El primer ministro anunció la disolución del ejecutivo en respuesta al descontento social que generó la tragedia. Se convocará a elecciones.

El gobierno de Líbano dimitió este lunes luego de una sangría de ministros provocada como respuesta a la indignación de la población, que responsabiliza por la mortífera explosión en el puerto de Beirut a la clase política, ya en el centro de las críticas por una profunda crisis económica y social.

El primer ministro libanés, Hasán Diab, anunció el lunes la dimisión de su gobierno, tras el "terremoto" provocado por la explosión del puerto de Beirut, por lo que deberán convocarse nuevas elecciones.

El jefe del gobierno, que se presenta como independiente, culpó a la clase política tradicional de su fracaso, arremetiendo contra la "corrupción" que llevó a este "terremoto que golpeó al país".

El estallido de más de 2.000 toneladas de nitrato de amonio en un almacén el 4 de agosto acabó con la vida de 158 personas, hirió a más de 6.000 y destruyó parte de la ciudad mediterránea, coronando meses de deterioro político y económico y provocando airados llamados a la dimisión de todo el gobierno.

La noticia de la disolución del gobierno, formado en enero con el respaldo del poderoso grupo proiraní Hizbulá y sus aliados, era esperada ya que había trascendido que muchos ministros querían renunciar.

Dos días después de las tensas manifestaciones del sábado en Beirut, los ministros de Finanzas, Ghazi Wazni, y de Justicia, Marie-Claude Najm, dimitieron este lunes temprano, elevando a cuatro las renuncias de integrantes del ejecutivo libanés.

El domingo ya habían anunciado su marcha la ministra de Información, Manal Abdel Samad, y el de Medio Ambiente, Damianos Kattar. Nueve diputados también renunciaron a su cargo.

"Todo el régimen debe cambiar. No habrá diferencias si hay un nuevo gobierno", dijo Joe Hadad, un ingeniero, a Reuters. "Necesitamos elecciones rápidas".

En el puerto de Beirut, los socorristas perdieron la esperanza de encontrar a nuevos supervivientes. Quedan al menos 20 personas desaparecidas, según las autoridades.

Habitantes de la capital de Líbano encendieron velas el domingo por la noche para homenajear a las víctimas.

Al mismo tiempo se produjeron enfrentamientos violentos en el centro de Beirut, por segundo día consecutivo, entre manifestantes y la policía, que lanzó gases lacrimógenos y balas de goma.

Dejá tu comentario