Libia: se intensifican los bombardeos y la ONU pide un alto el fuego

Mundo

La situación en Libia sigue en plena ebullición por los choques entre los rebeldes que quieren la salida del poder del dictador Muamar Gadafi, y las fuerzas leales que oponen resistencia.

El sector del Ejército que se mantiene fiel al líder libio bombardearon con misiles la ciudad de Misrata, donde fuentes médicas reportaron que desde el inicio del conflicto fueron al menos 1.000 los muertos, el 80 por ciento de ellos civiles.

"Las fuerzas de Gadafi están bombardeando Misrata, están lanzando misiles y disparando con artillería sobre la zona este y las áreas residenciales", sostuvo el portavoz de los rebeldes Abdubasset el Theqil.

El vocero dijo que en los ataques de ayer murieron al menos 17 personas en Misurata y fueron más de 100 los heridos.

En tanto, fuentes del hospital de Misurata reportaron que desde el inicio del conflicto fueron al menos 1.000 los muertos en esa ciudad, el 80 por ciento de ellos civiles.

El director del hospital, Jaled Abu Falgha, manifestó que el centro sanitario tiene la capacidad colmada y advirtió que desde la semana pasada muchos heridos presentan lesiones provocadas por armas de fragmentación prohibidas.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió en Budapest un alto el fuego en Libia, al tiempo que anunció que Naciones Unidas prevé extender la ayuda humanitaria a Trípoli.

"Tenemos tres objetivos: primero un alto el fuego inmediato y efectivo, segundo extender nuestra ayuda humanitaria a los que la necesitan, tercero continuar el diálogo político y la búsqueda de una solución política", declaró Ban a un grupo de periodistas durante una visita oficial de tres días a Hungría.

"Vista la magnitud de la crisis (humanitaria) si los enfrentamientos siguen, es absolutamente necesario que las autoridades libias paren los combates y de matar a la gente", insistió.

Pese a que las negociaciones para conseguir una solución política continúan, el secretario general de la ONU pidió una acción internacional de "concierto y en coordinación con el pueblo libio".

"Una vez conseguido el alto el fuego, Libia necesitará amplios esfuerzos para establecer y mantener la paz así como para la reconstrucción", añadió Ban.

La situación humanitaria es particularmente grave en las ciudades donde se llevan a cabo los enfrentamientos, destacó el secretario general de la ONU.

"Hay decenas de miles de personas cuyas necesidades básicas no son satisfechas, por lo que tenemos un grave problema", explicó.

Ban afirmó que la ONU prevé extender, en colaboración con la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, la ayuda humanitaria a Trípoli. Naciones Unidas ya ha establecido en Bengasi una base humanitaria para el medio millón de personas que han huido por los combates, precisó.

Dejá tu comentario