Luego de otra masacre, Al Asad dijo que luchará contra complot extranjero "sea cual sea el precio"

Mundo

El presidente sirio, Bashar al Asad, dijo que el complot de "las fuerzas externas" contra Siria va dirigido contra toda la región y que su país no permitirá que este plan tenga éxito "sea cual sea el precio". Por su parte, la oposición siria acusó al régimen de haber cometido una nueva "matanza" tras el hallazgo de cientos de cadáveres en una pequeña ciudad cercana a Damasco donde el ejército lanzó el martes una operación.

"El pueblo sirio no va a permitir que este plan cumpla con sus objetivos sea cual sea el precio", aseguró Al Asad durante una reunión en Damasco con el presidente de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento iraní, Alaedin Bruyerdi.

El gobernante insistió en que Siria "está comprometida con su posición de resistencia", en alusión a Israel, pese a "la colaboración de los países occidentales y algunos regionales para desviar esta postura", según las declaraciones difundidas por la agencia oficial Sana.

Los comités que coordinan a la oposición advirtieron que el ejército lanzó nuevos bombardeos con aviones y artillería en la periferia de Damasco, Alepo y Daraa, donde grandes grupos de civiles intentan huir de las zonas de asedio.

La jornada del sábado fue la más sangrienta en Siria desde el inicio de las protestas y la represión en marzo de 2011, y superó a la del 12 de julio cuando fueron reportados 287 muertos, 220 de ellos en Hama.

La oposición advirtió que el ejército de Al Asad atacó con aviones zonas residenciales de la periferia de Damasco, Homs, Hama, Dayr az Azzor y Aleppo.


El sábado, según las mismas fuentes, al menos 10 misiles fueron disparados por aviones impacto en Idlib. Uno de los portavoces de los comités de la oposición en Daraya confirmó que en ese suburbio fueron al menos 320 los muertos y dijo que se trató de ejecuciones en masa perpetradas por las tropas de Asad.

"Los cuerpos todavía no fueron identificados, al menos 320 personas fueron halladas en diversos lugares de Daraya con impactos de armas de fuego en la cabeza y el cuello. Fueron exterminadas familias enteras en sus casas. Dentro y en cercanías de la mezquita de Abu Sleiman Darani fueron encontrados decenas de cuerpos, entre ellos varios de mujeres y niños", sostuvo.

El vocero dijo que el asedio fue constante desde el 20 de agosto y el ejército "comenzó a bombardear la ciudad y disparar contra la gente con los francotiradores". "Daraya permanece aislada, sin medicinas, sin agua y sin alimento. Es una situación humanitaria desesperante", advirtió.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con base en Londres, reportó casi 200 muertos desde el sábado y 320 cadáveres hallados en los suburbios, de personas muertas en los últimos cinco días. Desde marzo de 2011 según esa fuente fueron 25 mil las víctimas mortales, mientras se estima que 20 mil los sirios huyeron a países vecinos.

En tanto, el vicepresidente sirio, Faruq al Charaa, apareció en público en Damasco por primera vez en alrededor de un mes, después de que en las últimas semanas se sucedieran los rumores sobre su deserción del régimen y huida del país.

Dejá tu comentario