Marruecos: casi 40 muertos al derrumbarse una mezquita durante la celebración de la oración

Mundo

Al menos 40 personas murieron y 71 resultaron heridas al derrumbarse durante la oración del viernes el minarete de una mezquita de Meknes (centro), según un nuevo balance, siempre provisional, que se obtuvo de las autoridades locales.

La catástrofe, al parecer provocada por las torrenciales lluvias de los últimos días, se produjo hacia las 12.45 locales, durante la gran oración en la mezquita histórica de Bab Berdieyine, situada en la medina (casco antiguo) de Meknes.

El balance es ahora de "40 personas muertas y 71 heridas, declaró Mohamed Ismael Alaouiun, responsable de la protección civil de la cudad.

Toda la noche del viernes, el balance no ha dejado de agravarse, pasando, la cifra que dan el ministerio del Interior y las autoridades locales de 11 muertos a 32, y luego de 36 a 40.

El número de víctimas podría aumentar ya que tradicionalmente cada viernes el número de fieles es elevado en la oración del mediodía (Addohr).

No se han comunicado oficialmente las causas precisas del derrumbe del alminar pero todo apunta a las fuertes lluvias recientes.

"El minarete se derrumbó a causa de las fuertes lluvias que se abatieron estos últimos días sobre toda la región", explicó la televisión pública Al-Oula en su noticiario nocturno.

Habitantes de Meknes confirmaron la caída de "lluvias torrenciales" en la ciudad y su región durante los últimos días. "El minarete y una parte del tejado se derrumbaron sobre los fieles cuando recitaban la oración del viernes", contaron.

Los heridos leves fueron evacuados a los hospitales de Meknes y los graves a los centros de Fez, la "capital espiritual" del reino, a 60 km al norte de Meknes, según las autoridades locales.

El ministro del Interior, Taib Cherkaui, y el de Asuntos Islámicos, Ahmed Taufiq, acudieron al lugar del siniestro para supervisar las operaciones de salvamento.

Según la televisión, a las 22.00 los bomberos y las fuerzas de seguridad proseguían las labores de descombro.

Un residente contó que la muchedumbre había dificultado el trabajo de los equipos de salvamento porque la mezquita se encuentra en un espacio confinado y rodeado por muros que delimitan el casco antiguo.

"Paralelamente a la oración del viernes, los fieles se disponían a asistir a la oración fúnebre para rendir homenaje a una persona fallecida cuyo cuerpo se hallaba en el interior de la mezquita", declaró una fuente próxima a las autoridades locales.

El rey Mohammed VI pidió al gobierno que se ocupe "lo antes posible" de la reconstrucción de la mezquita Berdieyine, un monumento del siglo XVIII, y vele por la "preservación de su arquitectura original".

Según la delegación regional de Asuntos Islámicos, una gran parte de la mezquita estaba construida en adobe.

Marruecos sufre desde hace semanas unas condiciones meteorológicas nefastas que ya se cobraron varias vidas y causaron cuantiosos daños, según la prensa marroquí.

Dejá tu comentario