Masiva protesta en México contra suba de los alimentos

Mundo

México DF (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - Millares de manifestantes pertenecientes a unas 200 organizaciones sindicales, campesinas y de partidos de izquierda de México, se concentraban al cierre de esta edición para protestar contra la suba de los precios de alimentos básicos planteando un directo desafío a la política de libre mercado de gobierno de Felipe Calderón.

La movilización, en la que se esperaba a un millón de personas, fue la primera prueba en las calles para Calderón desde que asumió el gobierno el 1 de diciembre pasado, en protesta por el alza de entre 40% y 100% en los precios de alimentos básicos, como la tortilla de mapuz (el pan de los mexicanos), el principal producto en la dieta de los mexicanos.

La llamada «marcha de la tortilla» comenzó a las 16 hora local en tres puntos de la capital y estaba programado que desembocara en el histórico Zócalo, donde la locutora Verónica Velasco leería un documento único consensuado por los convocantes.

La decisión de leer un solo texto, llamado «Declaración del Zócalo. Compromiso de unidad», zanjó una fuerte disputa por la intención del ex candidato presidencial y líder izquierdista Andrés Manuel López Obrador de convertirse en protagonista de la protesta, a lo que se opusieron varias organizaciones sindicales y campesinas. La marcha contó con un importante operativo de seguridad y el despliegue de al menos 1.200 policías.

Ante los fuertes aumentos del precio de la tortilla, el gobierno dispuso estabilizar el valor del producto a través de un acuerdo con la cadena de comercialización, pero a niveles que confirman gran parte de los aumentos aplicadosdesde los últimos meses de 2006.

Los hogares más pobres sufrieron, además, el impacto por el aumento del precio de la leche subvencionada, mientras la nueva administración otorgó un ínfimo incremento al salario mínimo de 3,9% de los 47,60 pesos (4,3 dólares) diarios a los 50,57 pesos (4,6 dólares).

  • Confirmación

    En su reciente gira por Europa, Calderón confirmó la política de libre mercado del gobierno de Vicente Fox, un gobierno que se presenta como la llave para desarrollar al país y reducir la pobreza que afecta a la mitad de los 103 millones de habitantes.

    En ese contexto, el Banco de México (central) sostuvo ayer que es « contraproducente» que el gobierno establezca controles a los precios de algunos bienes de la canasta básica, como el maíz, para frenar su encarecimiento o que se aumenten los salarios de los trabajadores para enfrentar el problema.

    El director de la institución, Guillermo Ortiz, sostuvo en conferencia de prensa que es inviable realizar un «alza de emergencia» de las remuneraciones, porque cuando los sueldos «quieren alcanzar a los precios, al final del día pierden los salarios poder adquisitivo».
  • Dejá tu comentario