Duplica Bolsonaro la presencia de militares en cargos estratégicos de la administración pública

Mundo

En sólo una semana nombró a un general como director ejecutivo de Petrobras y a un almirante para cargo en la secretaría de comunicación del Ejecutivo.

Brasilia - El número de militares en altos cargos de la administración pública de Brasil se ha duplicado en menos de dos años por la influencia del presidente ultraderechista, Jair Bolsonaro.

En concreto han pasado, entre enero de 2019 cuando asumió el gobierno a septiembre pasado, de 188 a 342 los militares en puestos de la más alta categoría de remuneración en la administración pública brasileña.

La cifra actual será superior, tras el nombramiento del general Joaquim Silva e Luna como presidente de la petrolera estatal Petrobras, mientras que el almirante Flávio Rocha será el nuevo jefe de la Secretaría Especial de Comunicación del Gobierno, organismo responsable de la relación con la prensa y con atribuciones sobre uso de los recursos para la publicidad estatal.

Durante los mandatos de Dilma Rousseff o Michel Temer, el porcentaje de militares en la administración en Brasil no pasó del 2,5%, pero con Bolsonaro, en septiembre de 2020 la presencia militar era ya del 6,5% en los puestos con remuneración bruta de entre 6.000 y 16.900 reales (888-2.500 euros).

Los militares están en el Ministerio de Defensa, pero también en altos puestos de dirección de los ministerios de Salud o Medio Ambiente.

Los datos proceden del senador Alessandro Vieira (Cidadania-SE) y de la diputada federal Tabata Amaral (PDT-SP) y han sido contrastados y actualizados por el diario O Globo.

Según el Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU), hay 6.100 militares en funciones civiles del Gobierno federal, mientras que en 2017 eran apenas 3.000. Los expertos consultados por el diario señalan que estos datos ponen en evidencia que se está ignorando la necesidad de una experiencia previa en áreas sensibles tales como la lucha contra la pandemia de coronavirus.

Así, en Sanidad hay oficiales militares porque Bolsonaro no habría encontrado a ningún sanitario dispuesto a defender sus opiniones negacionistas sobre la pandemia.

De acuerdo con politólogos consultados por el periódico, el incremento de uniformados en cargos clave responde al deseo de Bolsonaro de crear una imagen “técnica” para responder a la crisis.

El cambio en la petrolera, luego del descontento de Bolsonaro por el aumento de los precios de los combustibles, es interpretado por analistas como un forma de intervenir ante el problema y hacer un guiño a los camioneros, la base electoral del presidente.

La participación castrense también se da en empresas estatales como Eletrobras y Correios, en las que hay una promesa de privatización,

Luego de un primer año de gobierno marcado por descensos de popularidad y el avance de las investigaciones contra la familia Bolsonaro, la Presidencia fue la que mayor ingresos militares tuvo, con 34 nombramientos en puestos estratégicos.

Dejá tu comentario