Murió Bruno Covas, el alcalde que enfrentó la pandemia en San Pablo

Mundo

San Pablo - Bruno Covas encaró simultáneamente por más de un año los mayores desafíos de su vida política y personal: administrar San Pablo, la ciudad más poblada de Brasil, durante la pandemia, y luchar contra el cáncer. El alcalde de 41 años perdió perdió ayer esta última batalla.

“El alcalde Bruno Covas falleció a las 8.20 a consecuencia de un cáncer de transición esófago-gástrico, con metástasis, y sus complicaciones después de un largo período de tratamiento”, explicó un comunicado del hospital.

La noticia causó conmoción en Brasil y miles de personas expresaron sus condolencias y solidaridad con su familia en las redes sociales, especialmente con su hijo Tomás, de 15 años. “Gracias a Bruno Covas por haber compartido con todos nosotros tanto cariño y dedicación”, dijo el gobernador de San Pablo, João Doria, en una nota oficial.

Covas permanecía internado desde el 2 de mayo, luego de que le hallaran un sangrado en el estómago durante los exámenes previos para continuar con el tratamiento que recibía.

Formado en derecho, el nieto de Mario Covas (1930-2001), uno de los políticos más influyentes del país y quien también falleció de cáncer, inició a los 26 años su carrera política, ganando su primera elección en 2006, como diputado en la Asamblea de San Pablo por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB, del expresidente Fernando Henrique Cardoso). Después de ejercer como secretario de Medio Ambiente del gobierno de San Pablo (2011-2015) y como diputado federal en Brasilia (2015-2017), Covas llegó al Palacio Municipal en 2017 como vicealcalde de Doria. Un año después asumió la alcaldía cuando este se retiró para disputar la gobernación, cargo en el cual reforzó su imagen de moderado.

A diferencia de Doria, un outsider dentro del PSDB que surfeó en la ola antisistema de los últimos años, Covas representaba al ala cara más tradicional del partido.

Posicionándose en el centro de un país polarizado, buscó despuntar como líder de una nueva generación política en un Brasil turbado por el Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro.

Fue diagnosticado con cáncer en el aparato digestivo en 2019. Dos tumores desaparecieron con quimioterapia. Cuando empezaba a recibir inmunoterapia por un tercer tumor en los ganglios linfáticos el 26 de febrero de 2020, San Pablo registraba el primer caso de covid-19 de Brasil.

Lejos de retirarse del cargo, instaló su cama y una mesa de noche en su despacho en el Palacio Matarazzo. Con la mudanza, estuvo disponible 24 horas al día para enfrentar el avance del coronavirus que ha dejado casi 29.000 muertos en la ciudad de 12,3 millones de habitantes.

A pesar de las precauciones, Covas se contagió de covid-19 en agosto de 2020. Aun así se mantuvo al frente del timón y, ya repuesto, se lanzó a un nuevo desafío: la elección municipal de noviembre.

Su delgadez, la ausencia de cabello y su palidez retrataban su lucha contra el cáncer, pero lideró una campaña que incluyó agenda de calle. Venció en la segunda vuelta, con casi el 60% de los votos, al izquierdista Guilherme Boulos.

Dejá tu comentario