3 de enero 2003 - 00:00

Nueva polémica sobre el FBI

Washington (EFE) - Dos nuevos incidentes volvieron a sumir ayer en la polémica a la política antiterrorista del presidente estadounidense George W. Bush. Por un lado, el FBI quedó en una situación complicada tras revelarse que uno de los cinco musulmanes que busca afanosamente en territorio norteamericano desde hace varios días se encuentra en realidad en Pakistán; por el otro, el abogado de uno de los dos pilotos que mataron a cuatro canadienses por error en Afganistán en abril pasado denunció que la fuerza aérea presionó a su cliente para que tome anfetaminas, lo que podría haber afectado su comportamiento.

Tras pedir el domingo información sobre cinco hombres de origen árabe y divulgar sus fotografías, el FBI especificó no tener «ninguna información concreta de que (estos individuos) tengan conexión con alguna potencial actividad terrorista». De todos modos, el anuncio suscitó temores de que se estuviera preparando un gran atentado para el Año Nuevo.

Sin embargo, una de las fotografías, que según el FBI podría corresponder a un hombre llamado Mustafá Khan Owasi, resultó ser la del joyero Mohammed Asghar, de la ciudad paquistaní de Lahore, desde la que el afectado aseguró que nunca ha viajado a Estados Unidos, informaron en la última jornada las cadenas de televisión estadounidenses.

Asghar, en declaraciones difundidas por las cadenas televisivas de EE.UU., indicó que sólo ha viajado una vez fuera de su país, cuando intentó entrar en el Reino Unido con documentos falsos, pero fue detenido en los Emiratos Arabes Unidos y devuelto a Pakistán. Además negó cualquier vínculo con grupos islamistas.

Dejá tu comentario

Te puede interesar