Nueva tregua entre Hamas y Al Fatah tras jornada violenta

Mundo

Ramallah, (SIN, Télam).- El presidente palestino, Mahmud Abbas, y el jefe en el exilio de Hamas, Khaled Meshaal, acordaron ayer un cese el fuego en Gaza, informó la presidencia palestina.

El anuncio fue hecho por el vocero de la presidencia palestina, Nabil Abu Rudeina.

Abbas (Abu Mazen) y Meshaal mantuvieron un diálogo telefónico y acordaron reunirse en los próximos días.

Abbas y Meshaal "acordaron obrar para poner fin a los combates" de modo de "abrir el camino al éxito del diálogo del martes en La Meca", dijo Rudeina, citado por la agencia palestina Wafa.

El gobierno saudita invitó a dirigentes de Al Fatah y de Hamas a una cumbre en La Meca para poner fin a los enfrentamientos que provocaron 25 muertos y 250 heridos en las últimas horas.

Al Fatah responde al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Abbas, y Hamas es la organización de resistencia islámica que llevó a Ismail Haniyeh al cargo de primer ministro.

En Gaza, el dirigente de Hamas Nizar Rayan confirmó que hoy "un acuerdo fue alcanzado entre Al Fatah y Hamas y entre Abu Mazen y Kaled Meshaal para un cese del fuego inmediato".

Rayan afirmó que está prevista una nueva reunión entre las dos organizaciones para definir el mecanismo de aplicación del cese el fuego, ya que los combates en Gaza no han cesado.

Antes de anunciarse el acuerdo, fuerzas de seguridad palestinas que responden a Abbas ocuparon en Gaza la sede del Ministerio del Interior, cuyo control corresponde al gobierno en manos de Hamas, informó la agencia Maan.

El ministro del Interior, Said Sam, conformó una fuerza de seguridad, llamada "fuerza ejecutiva", que es combatida por Al Fatah y que hoy atacó las sedes de la policía especial, de Inteligencia y una radio, incendiándola, así como un campo de jóvenes reclutas, provocando decenas de heridos.

Esa disputa es uno de los motivos de los enfrentamientos entre ambas organizaciones palestinas.

De los 25 palestinos muertos en las últimas horas, seis perdieron la vida el jueves y otros 19 ayer, según informó el jefe de los servicios de emergencia, Muawiya Hassanin.

Los combates se reiniciaron el jueves, cuando milicianos de Hamas atacaron una caravana de camiones de la guardia presidencial de Abbas, con un resultado de al menos seis muertos.

Hamas denunció que los vehículos transportaban armas pero Al Fatah lo negó.

Instalaciones de la universidad Al Quds, en Gaza, en la que tiene influencia Al Fatah, quedaron ayer en llamas después de que se oyeron varias explosiones, informó la agencia Maan.

Soldados israelíes mataron a dos policías palestinos en la localidad de Betunia, próxima a la ciudad cisjordana de Ramallah.

Por otra parte, Hamas rechazó versiones que aseguraban que milicianos de Al Fatah habían detenido a varios expertos iraníes en armamento durante un asalto a la Universidad Islámica de Gaza.

El grupo aseguró que en esa universidad, en la que tiene gran influencia política, no hay iraníes, contra una versión difundida por la BBC británica.

Combatientes de Al Fatah ocuparon el jueves por la noche esa universidad y se apoderaron de armas almacenadas en el complejo.

El periódico israelí "Haaretz" informó en su edición online que los iraníes entrenaban militarmente a miembros de Hamas.

La versión dice que siete iraníes fueron capturados y uno se suicidó.

En tanto, la cancillería palestina, en manos de Hamas, exhortó al diálogo al "cuarteto" diplomático para Medio Oriente -integrado por Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y la ONU-, reunido hoy en Washington.

Un vocero de la Cancillería palestina dijo que el ministro Mahmud a-Zahar transmitió en una carta que el regreso a la estabilidad en la región puede ocurrir sólo mediante un diálogo directo con los representantes electos del pueblo palestino.

"Es necesario que el pueblo palestino recupere sus propios derechos", dijo a-Zahar, según su portavoz.

En Washington, la secretaria de Estado norteamericana, Condoleeza Rice, declaró que apunta a diseñar "un horizonte político" en Medio Oriente, para lo que busca presionar al premier israelí, Ehud Olmert, y al presidente Abbas para que acepten discutir sobre un acuerdo de paz.

Dejá tu comentario