Otro golpe al PT en Brasil: cae Mantega, exministro de Hacienda de Lula y Dilma

Mundo

Guido Mantega, el poderoso ministro de Hacienda brasileño entre 2006 y 2015, en los Gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, fue detenido, aunque liberado horas después, bajo la sospecha de que se benefició de la trama de corrupción descubierta en Petrobras.

Mantega fue detenido en un hospital de San Pablo, donde estaba acompañando a su mujer durante una operación quirúrgica, en el marco de una nueva fase de la operación encargada de investigar la corrupción en la petrolera estatal.

En esta nueva fase, la Policía tenía orden judicial para arrestar a ocho personas, con mandatos de prisión temporal, entre ellas Mantega, y para detener con fines de interrogatorio a otras ocho personas.

Según un comunicado de la Policía Federal, Mantega es investigado por negociar "directamente" con la cúpula de una contratista de Petrobras para el pago de deudas de campaña de un partido político que entonces formaba parte de la coalición oficialista.

"Esos fondos tenían como destino personas que ya han sido investigadas en el marco de la operación y que trabajaban en el área de mercadotecnia y propaganda de campañas políticas del mismo partido", según la nota, que no cita a esos presuntos destinatarios.

Sin embargo, horas después el juez federal Sergio Moro, responsable de la investigación, revocó la orden de detención debido a la situación personal del acusado.

Moro determinó la liberación del exministro para que pueda acompañar a su esposa, que fue sometida a una operación contra un cáncer, y dijo que la Policía Federal desconocía tal circunstancia.


Los sobornos supuestamente negociados por Mantega se refieren a la contratación de dos empresas para la construcción de las plataformas P-67 y P-70 en 2012.

Las constructoras fueron Mendes Júnior, una de las principales implicadas en el caso, y OSX, empresa del magnate Eike Batista, que llegó a ser uno de los hombres más ricos del mundo, pero perdió esa condición por unos negocios fallidos que hundieron su conglomerado de empresas.

La bancada del Partido de los Trabajadores en el Senado manifestó su "indignación" por la que calificó como detención "inhumana y arbitraria".

"El repudio a esta operación de la Policía Federal es aún mayor debido a las condiciones inhumanas, arbitraria y, nuevamente, mediáticas en que fue realizada, ya que el exministro fue detenido por agentes del Estado en un hospital mientras acompañaba a su esposa en una cirugía a que se sometería para el tratamiento de un cáncer", según el comunicado de la bancada del PT en el Senado.

Dejá tu comentario