Pánico en Milán: Avioneta embistió un edificio y se temió un atentado

Mundo

En lo que inicialmente se temió fuera un atentado similar al del 11 de setiembre en Nueva York, una avioneta privada embistió ayer el edificio Pirellone, uno de los más emblemáticos de Milán, dejando un saldo de 3 muertos y unos 60 heridos. Tras fuertes dudas iniciales, las autoridades italianas informaron más tarde que se había tratado de un accidente. El piloto, dijeron, había dado aviso de que sufría problemas técnicos y recibió la orden de desviar su curso. La noticia del siniestro generó caos y pánico y obligó a suspender el funcionamiento de los mercados, que acusaron una breve, pero aguda caída.

Milán (EFE, Reuters, AFP, ANSA, DPA) --Una avioneta particular chocó ayer contra un edificio de treinta plantas de Milán, en un espectacular accidente que dejó tres muertos, entre ellos el piloto, y unos 60 heridos y evocó en un primer momento el fantasma terrorista del último 11 de setiembre.

La confirmación oficial de que no se trataba de un atentado fue recibida con verdadero alivio por la Unidad de Crisis del gobierno italiano y por los bomberos que se desplazaron al lugar de los hechos, mientras la noticia daba la vuelta al mundo de forma amenazadora. En minutos, Milán se convirtió en un indescriptible caos, y los mercados financieros suspendieron sus opera-ciones.

Toda la zona en torno a la estación central de ferrocarriles se bloqueó, y el tráfico se congestionó en las zonas aledañas. Numerosas calles fueron cerradas, y decenas de vehículos policiales y ambulancias acudieron al lugar. Miles de personas quedaron dentro de la estación central, que se encuentra frente a la torre, y las líneas subterráneas dejaron de funcionar en la zona.

El piloto del aparato siniestrado lanzó una llamada de socorro a la torre de control del aero-puerto milanés de Linate, antes de estrellarse contra las plantas altas del inmueble, sede del gobierno regional de la Lombardía.

Testigos presenciales, como el parlamentario
Antonio Verro, afirman haber visto a la avioneta chocar contra el rascacielos, conocido como Pirellone, ya que fue sede de la empresa Pirelli, cuando circulaba a baja altura con una estela de fuego. Otros testimonios, como el de los dueños de un restorán cercano, sostienen que el aparato, un Air Commander de fabricación estadounidense procedente de Locarno (Suiza), viajaba a gran velocidad sin ningún signo externo de avería.

• Dos hipótesis

El presidente del Ente de Aviación Civil Italiana, Alfredo Roma, informó que el organismo baraja dos hipótesis: una indisposición del piloto, identificado como Luigi Fasulo, de 70 años y nacionalidad italiana, o un incendio a bordo.

«El piloto -dijo Roma-tenía un plan regular de vuelo, mantuvo un normal contacto con el aeropuerto de Linate y luego informó de un problema en el tren de aterrizaje, por lo que se le pidió que se alejara hacia el oeste. Después se estrelló, sin que hubiera habido una nueva comunicación.»

El impacto del aparato entre los pisos 23 y 26 de este edificio, construido a finales de la década del '50, abrió un gran boquete y ocasionó un incendio, que pudo ser controlado en poco más de una hora.

Las tareas de evacuación se desarrollaron con gran celeridad y las cerca de trescientas personas que se encontraban en el edificio, de las 1.300 que lo ocupan habitualmente, pudieron alcanzar la calle en medio de escenas de pánico. «Oímos una gran explosión, y el edificio se movió como si fuera a venirse abajo», fue una escena apocalíptica», subrayó el asesor de transportes del gobierno regional de Lombardía.

La secretaria del asesor de Industria,
Mariangela Garavaglia, relató: «Sentí un golpe seco y violento, giré la cabeza y me pareció revivir las imágenes de las Torres Gemelas de Nueva York».

Efectivos policiales acordonaron la zona para impedir el paso a vehículos y transeúntes, ante el riesgo de un eventual hundimiento del edificio que, sin embargo, resistió bien el impacto sin sufrir daños de consideración en su estructura.

• Símbolo

El edificio contra el que chocó la avioneta tiene 128 metros de altura y 30 plantas, fue construido hace 42 años y está considerado el símbolo del boom económico del Milán de la posguerra, un verdadero emblema de la ciudad. Obra del arquitecto Gio Ponti, el Pirellone fue construido en estilo racionalista, con hormigón y cristal y se levanta a pocos metros de la estación central de ferrocarriles de Milán, en una zona de hoteles y sedes de empresas financieras.

El temor a un atentado terrorista sacudió brevemente a los mercados financieros mundiales.
Por un momento, las acciones cayeron en Europa y en los Estados Unidos, y el euro se debilitó. Los precios del oro y de los bonos gubernamentales, ambos considerados como un refugio para las inversiones en tiempos de crisis, subieron.

Wall Street llegó a caer, después de conocerse la noticia, 160 puntos, para cerrar finalmente, ya recuperada la calma con una baja de sólo 16,61 puntos básicos, 0,66%. El euro, por su parte, llegó a caer hasta 0,8859 de dólar.

La Unidad de Crisis del gobierno italiano se reunió de forma inmediata en Palazzo Chigi, mientras el ministro del Interior,
Claudio Scajola, informaba de lo sucedido al jefe del Ejecutivo, Silvio Berlusconi. El presidente del Senado, Marcello Pera, tuvo el desliz de comunicar a la Cámara que se había producido un atentado y, aunque luego se rectificó, la oposición criticó duramente «su ligereza».

Dejá tu comentario