Keiko Fujimori, hija del exdictador peruano, acusó a Castillo de dar un "golpe desesperado"

Mundo

La líder opositora se refirió al intento del exmandatario de disolver el Congreso y gobernar por decreto. Asimismo, instó a las Fuerzas Armadas a actuar.

La líder opositora peruana Keiko Fujimori acusó al destituido mandatario Pedro Castillo de dar un "golpe desesperado" tras haber ordenado cerrar temporalmente el Congreso, llamar a elecciones y mientras tanto gobernar vía decretos, e instó al Congreso y a las Fuerzas Armadas a actuar.

"Pedro Castillo da un golpe desesperado porque sabía que le quedaban pocas horas en el poder. El Congreso debe seguir adelante con la vacancia y las Fuerzas Armadas tienen que respaldar el orden constitucional. #NoAlGolpe #VacanciaYA", tuiteó Fujimori.

Horas después del anuncio de Castillo, el Congreso, dominado por la derecha, aprobó con 101 votos su destitución como presidente.

De inmediato, el presidente del cuerpo, José Williams, convocó a una sesión de urgencia en la que se le tomó juramento a la vicepresidenta, Dina Boluarte.

La decisión de Castillo de disolver el Congreso y decretar un estado de excepción fue considerada como un "golpe de Estado" por congresistas de varias bancadas, que de inmediato trazaron un paralelo con el autogolpe que protagonizó el expresiente Alberto Fujimori en 1992.

Keiko Fujimori, hija de Alberto y líder del partido Fuerza Popular, perdió las elecciones presidenciales en segunda vuelta contra Castillo, de Perú Libre, el 6 de junio de 2021, en medio de la indiferencia de una población muy golpeada por la grave crisis socio-política y la pandemia de coronavirus.

Efectivos de la policía nacional detuvieron a Castillo, quién había llegado a la Prefectura a pedir garantías.

Castillo, un profesor rural de izquierda y sin partido político, tenía que presentarse este miércoles ante el Congreso para defenderse en un proceso que pretende destituirlo, apelando a la causal constitucional de "incapacidad moral permanente" para ejercer la presidencia, por presuntos actos de corrupción. Esta sería la tercera moción de vacancia a la que se sometería el mandatario desde que asumió en julio de 2021.

Dejá tu comentario