Pese a las protestas, Temer ratificó la reforma laboral y jubilatoria en Brasil

Mundo

Michel Temer, presidente de Brasil, ratificó que no dará marcha atrás en los proyectos de las reformas del sistema jubilatorio ni en la flexibilización laboral, dos de los principales argumentos de la huelga nacional realizada contra su agenda de gobierno.

"El trabajo a favor de la modernización de la legislación nacional continuará, con debate amplio y franco, realizado en la arena adecuada para esta discusión: el Congreso Nacional", dijo Temer en el comunicado divulgado por su vocero, Alexandre Parola, a Télam.

En el momento de la divulgación del comunicado, manifestantes violentos y policías se enfrentaban en Río de Janeiro, luego de que fueran incendiados varios colectivos en el barrio de Cinelandia, centro de la ciudad maravillosa.

Temer dijo que el gobierno trabaja "para sumarse al esfuerzo del trabajador brasileño" para vencer una "crisis que heredamos", en una alusión a la presidenta Dilma Rousseff, de quien fue vicepresidente hasta el año pasado. El presidente dijo que el gobierno garantizó las manifestaciones políticas y vinculó la adhesión masiva al paro a los cortes de caminos y piquetes.

"Lamentablemente, pequeños grupos bloquearon rutas y avenidas para impedir el derecho de ir y venir del ciudadano, que terminó impedido de llegar a su lugar de trabajo o transitar libremente", apuntó en el comunicado, en el que lamentó los enfrentamientos entre manifestantes 'black blocs', los colectivos que se definen anticapitalistas y suelen atacar sedes bancarias y empresarias.

El ministro de Justicia, Osmar Serraglio, había dicho que la protesta fue un fracaso.
El gobierno confía en su mayoría en el Congreso para la aprobación de las nuevas medidas, que son rechazadas por las nueve centrales sindicales que convocaron al paro, el primero a nivel nacional desde 1996.

Dejá tu comentario