Probó Irán misiles para ''quemar'' Israel

Mundo

Teherán y Washington (AFP, EFE, Reuters, ANSA) - Irán probó ayer varios misiles de medio y largo alcance, incluido uno nuevo capaz de llegar a numerosos objetivos en Medio Oriente, tras amenazar con «quemar» Israel y la fuerza naval de EE.UU. en el Golfo Pérsico en caso de que sus instalaciones nucleares sean atacadas.

Además del «Shahab-3», con cabeza tradicional que pesa una tonelada y que fue diseñado para alcanzar objetivos de hasta 2.500 kilómetros, fueron probados otros misiles balísticos del tipo «Shahab-2», así como de los modelos «Fateh» (conquistador, con un alcance de 170 km) y «Zilzal» (terremoto, 400 km), según los medios de comunicación oficiales. Israel se encuentra a 1.000 kilómetros de la frontera iraní.

Los ensayos, que incluyeron aviones sin piloto para misiones de combate y reconocimiento, tuvieron lugar durante las maniobras que los Guardianes de la Revolución llevan a cabo desde el lunes en el Golfo Pérsico y el estrecho de Ormuz, en la entrada de esa estratégica vía marítima.

En esos ejercicios, los más importantes en varios meses, participan efectivos de la fuerza naval y aérea de los Guardianes, o «Pasdarán», considerados la columna vertebral del régimen islámico de Teherán.

  • Nuclear

    Estas pruebas tienen lugar en un momento de gran tensión internacional a causa del programa nuclear iraní, que según el régimen islamista está destinado únicamente a generar energía, pero que para Occidente apunta a fabricar la bomba atómica. EE.UU. nunca descartó la posibilidad de atacar las instalaciones militares iraníes, y en los últimos días circularon fuertes versiones de que sería Israel el que desencadenaría el golpe.

    La tensión se trasladó ayer a los mercados, al provocar una suba en el precio del petróleo y alentar la demanda de oro, tradicional refugio para los inversores. Sobre el cierre de las operaciones en Wall Street, el crudo trepaba 2 dólares, hasta alrededor de 138 dólares el barril y el oro avanzaba a 926,90/928,10 dólares la onza.

    «El desarrollo por parte de Irán de misiles balísticos es una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y es totalmente contradictorio con las obligaciones de Irán frente al mundo», dijo el portavoz de la Casa Blanca, Gordon Johndroe, al margen de la cumbre del grupo de los ocho países más industrializados (G-8) en Japón.

  • Escudo

    Por su parte, la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, declaró en Sofía que el ensayo de misil prueba que la amenaza nuclear que plantea la República Islámica «no es imaginaria» y que eso justifica el proyecto de su gobierno de construir un escudo antimisiles para proteger a países aliados.

    Posteriormente, el secretario de Defensa, Robert Gates, insistió en que no hay todavía un ambiente de confrontación entre ambos países. «No, no lo creo», afirmó.

    «Pienso que todo el mundo es consciente de las consecuencias que tendría un conflicto, cualquiera que sea», añadió Gates.

    En Jerusalén, el portavoz del primer ministro, Ehud Olmert, explicó que Israel no busca la guerra. « Israel no busca ni el conflicto ni hostilidades con Irán, pero nadie en la comunidad internacional debería ser indiferente al programa nuclear iraní y al programa de misiles balísticos iraní», afirmó Mark Regev.

    Francia recibió «con preocupación» el ensayo mientras que Gran Bretaña declaró que «esas pruebas sólo sirven para reforzar la inquietud sobre las intenciones iraníes».

    La televisión estatal iraní mostró imágenes del lanzamiento del « Shahab 3» y de otros misiles, aparentemente con éxito.

    La República Islámica hizo el primer disparo de ensayo del «Shahab 3» en noviembre de 2006, pero no cabe duda de que el lanzamiento de su arma de mayor alcance en medio del actual clima de tensión preocupa a Occidente.

    La agencia semioficial de noticias Fars indicó que la ojiva del «Shahab 3» se fragmenta justo antes del impacto, aumentando al máximo el daño sufrido por el enemigo.

    Los lanzamientos se produjeron un día después de que un asesor del líder supremo iraní Alí Khamenei advirtiera que Irán «incendiará»

    Israel y la flota norteamericana en el Golfo Pérsico si es atacado a causa de su programa nuclear. Añadió que de inmediato se cerraría el Estrecho de Ormuz, por donde circula la mayor parte del petróleo de la zona, lo que elevaría los precios a niveles insospechables.

    «El primer disparo norteamericano contra Irán provocará un incendio en los intereses vitales de Estados Unidos en el mundo», afirmó el hoyatoleslam Ali Shirazi, representante de Khamenei en las fuerzas navales de los Guardianes de la Revolución.
  • Dejá tu comentario