Renunció el canciller colombiano Fernando Araujo

Mundo

El ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Fernando Araújo Perdomo, ex rehén de la guerrilla de las FARC y quien ejercía el cargo desde febrero de 2007, presentó hoy renuncia a su cargo, informaron portavoces del Ejecutivo en Bogotá.

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, aceptó hoy la renuncia del titular de Exteriores, anunció la Secretaría de Prensa (SP) de la Casa de Nariño, la sede del Ejecutivo en la capital colombiana.

La fuente informó que Araújo será sustituido por el abogado Jaime Bermúdez, quien ejerció hasta hace poco como embajador en Argentina.

Bermúdez asumirá el cargo mañana, añadió la SP, que no divulgó el mensaje con el que Uribe aceptó la salida de Araújo.

El ahora ex canciller formalizó su renuncia en una nota, en la que le deseó a Uribe que "siga cosechando éxitos en su gestión y bienestar" para él "y toda su familia".

En la comunicación, Araújo también le agradeció "infinitamente" al mandatario por haberlo nombrado para "hacer parte de su equipo de Gobierno y haber contribuido a la implementación de su Política de Seguridad Democrática y, a través de ella, a la transformación del país, para el bien de todos los colombianos".

Araújo había sido designado como jefe de la diplomacia bogotana en febrero del año pasado, en reemplazo de María Consuelo Araújo, con quien no tiene ningún parentesco.

La entonces canciller se apartó entonces del cargo en medio de un escándalo por las denuncias de vínculos de familiares suyos con la ahora disuelta organización paramilitar Autodefensas Unidas de colombia (AUC), entre ellos su hermano Álvaro Araújo, por la época senador de un movimiento afín a Uribe.

Fernando Araújo fue designado como canciller pocas semanas después de que lograra fugarse de manos de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que lo tenían cautivo desde diciembre de 2000 en selvas del norte del país.

El ahora ex ministro escapó el 31 de diciembre de 2007, en medio de una operación militar contra el campamento en el que era mantenido secuestrado.

Dejá tu comentario