1 de marzo 2008 - 00:00

Rusia se dispone a elegir al candidato del Kremlin como presidente

Dmitri Medvedev y Vladimir Putin
Dmitri Medvedev y Vladimir Putin
Moscú (AFP).- Los rusos se disponen a hacer realidad los deseos del Kremlin, según todo parece indicar, eligiendo el hoy como presidente a Dmitri Medvedev, quien formará con Vladimir Putin un tándem cuyo futuro constituye un enigma.

En Rusia, país que posee once husos horarios, la votación comienza este sábado a las 20H00 GMT en Kamchaka y Chukotka, regiones del extremo oriente, y terminará el domingo a las 18H00 GMT en el enclave de Kaliningrado, en Europa.

A falta de suspense electoral, los analistas se centran desde hace tiempo en lo que sucederá después de la elección y en la principal incógnita, la viabilidad del tándem Medvedev-Putin.

El presidente saliente, que designó en persona a su delfín como candidato para la elección presidencial, se ha comprometido a desempeñar la función de primer ministro tras los comicios.

Putin, cuya lista ganó las elecciones legislativas rusas del pasado diciembre, asegura que desempeñará en su nuevo puesto el poder "ejecutivo supremo", lo que ha sembrado confusión y dejado escépticos a muchos analistas.

El dúo que se perfila al frente del país "no tiene futuro", porque "debe haber un solo jefe" en el sistema institucional actual, explica a la AFP Alexander Konovalov, presidente del Instituto Ruso de Evaluaciones Estratégicas.

La cuestión es saber cuál de los dos se impondrá al otro, ya que, si bien la Constitución otorga la principal cota de poder al presidente, Putin tiene el apoyo de los responsables de los servicios de seguridad.

Si Medvedev consigue mantener su poder ante Vladimir Putin, se plantea la pregunta de si se preservará la continuidad política y económica tan prometida, ahora que algunos medios de comunicación y empresarios dicen vislumbrar una política más liberal en algunas declaraciones y posiciones adoptadas por Medvedev en el pasado.

La otra incógnita, ligada a la actualidad inmediata, es si la elección presidencial se verá acompañada de una enésima crisis del gas con Ucrania, con la amenaza correspondiente de que el gigante ruso Gazprom corte el suministro.

En cualquier caso, lo que está claro es que Medvedev ha sido omnipresente en Rusia en las últimas semanas.

En consecuencia, los otros tres candidatos en liza, el comunista Guennadi Ziuganov, el ultranacionalista cercano al Kremlin Vladimir Jirinovski y el proeuropeo Andrei Bogdanov, condenados a actuar de figurantes, sólo tendrán hoy, según los últimos sondeos, un porcentaje de votos de 9%-16%, 7%-14% y 1% respectivamente.

Medvedev, actual primer viceprimer ministro, lograría según los sondeos entre el 61 y el 80%.

En respuesta a estos números, Garry Kasparov, crítico con el Kremlin y ex campeón del mundo de ajedrez, entregó este sábado un manifiesto con 5.000 firmas a las autoridades electorales rusas denunciando la "farsa" de las elecciones.

"No queremos tomar parte en esta farsa. Ya han decidido quién ganará las elecciones. Todo el mundo entiende que estas elecciones son ilegítimas", dijo Kasparov a los periodistas cuando se dirigía a entregar el documento "No participaré en esta farsa".

"El mundo tendrá que decidir si quiere darle legitimidad cuando gane las elecciones", dijo en referencia a Medvedev.

Quizás porque las autoridades temen que una tasa de participación insuficiente reste fuerza al tercer presidente de la Rusia post-soviética, han multiplicado los medios para movilizar a la población: desde el solemne llamamiento de Putin a sus compatriotas a los mensajes a los teléfonos celulares, pasando por invitaciones a discotecas y boletos para sorteos de coches.

Dejá tu comentario

Te puede interesar