Según las FARC la liberación de Betancourt fue una fuga y hubo traición

Mundo

Las FARC sumaron nuevas dudas sobre el "Operativo Jaque" al asegurar hoy en un comunicado que la liberación de 15 de sus rehenes no fue una operación del Ejército sino una fuga, y acusaron a los guerrilleros que vigilaban a los secuestrados de "traicionar su compromiso revolucionario".

A través de un comunicado de prensa difundido por la Agencia Bolivariana de Prensa, las FARC dieron mayor sustento a las versiones que dudaban de la veracidad del operativo de inteligencia de las fuerzas militares que permitieron el 2 de julio el rescate de Ingrid Betancourt y otros 14 rehenes.

"La fuga de los 15 prisioneros de guerra fue consecuencia directa de la despreciable conducta de Cesar y Enrique, que traicionaron su compromiso revolucionario y la confianza que en ellos se depositó", afirmaron las FARC en el comunicado fechado el 5 de julio en las montañas de Colombia.

Gerardo Antonio Aguilar alias 'César' y Alexander Farfán alias 'Enrique Gafas', los sindicados por los insurgentes como los "traidores" a las FARC, fueron detenidos en la misma operación de rescate por las fuerzas militares y se encuentran detenidos en Colombia, según informó el Gobierno de Alvaro Uribe.

En el texto, las FARC no brindan más detalles sobre cómo se produjo la "fuga" de Betancourt y sus 14 compañeros de cautiverio, ni si hubo de por medio un rescate en dinero.

Horas después de las liberaciones una radio suiza dio a conocer una versión que daba cuenta del pago de un rescate de 20 millones de dólares por la liberación de la franco colombiana y el resto del grupo de rehenes, lo que fue desmentido por los gobiernos de Colombia, Francia y Estados Unidos, a los que involucraba la información.

El secretariado de las FARC, más allá del episodio "inherente a cualquier confrontación política y militar donde se presentan victorias y reveses", afirmó que mantiene "vigente la política por concretar acuerdos humanitarios que logren el intercambio y además protejan la población civil de los efectos del conflicto".

En ese caso, "de persistir en el rescate como única vía, el gobierno debe asumir todas las consecuencias de su temeraria y aventurera decisión", alertaron los insurgentes.

En momentos que registra el índice de popularidad más alto de sus dos gobiernos, el presidente Uribe fue citado a declarar por la Corte Suprema de Justicia junto a otros funcionarios, en el marco de la causa denominada "farcpolítica", que investiga nexos de políticos con la guerrilla colombiana.

Junto al jefe de Estado fueron citados el vicepresidente, Francisco Santos; el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos; el alto comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo; y los generales Freddy Padilla de León y Mario Montoya, comandante de las fuerza militares y del ejército, respectivamente.

Además de los funcionarios y militares, la Corte Suprema espera contar con las declaraciones de algunos de los ex rehenes de las FARC, incluidos los rescatados el 2 de julio, y guerrileros apresados y desmovilizados, informó la agencia de noticias ANSA.

El tribunal convocará también para que presten testimonio los ex secuestrados John Frank Pinchao, Orlando Beltrán, Clara Rojas, Jorge Eduardo Gechem, Gloria Polanco, Luis Eladio Pérez y once militares colombianos rescatados la semana pasada, acotó hoy el diario El Tiempo.

El mismo diario también dio a conocer hoy una información que daba cuenta de la molestia del presidente Uribe con los delegados europeos, el francés Noel Saez y el suizo Jean Pierre Gontard, por supuestos pagos y compromisos asumidos con la guerrilla

"Mal, ¡Muy mal! (...) Eso no es así. No les quito la mediación por respeto a sus países", dijo Uribe según el diálogo que se habría registrado en los pasillos de la gubernamental Casa Nariño, en oportunidad que los emisarios visitaron la oficina del comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo.

Luego de la decisión del gobierno colombiano de no recurrir más a los oficios de mediadores internacionales, la Cancillería francesa aseguró que Colombia "decidió poner fin a este mecanismo" y negó que Saez haya entregado dinero a las FARC en el 2003 para liberar a Betancourt.

La embajada de Suiza hizo lo propio el domingo cuando buscó alejar a su Gobierno de los movimientos de Gontard, y el embajador Thomas Kupfer aclaró que ese emisario es un "consejero externo" y que "ni sus acciones ni sus declaraciones comprometen necesariamente al Gobierno suizo".

A pesar de ello, Betancourt desde sus primeras declaraciones en libertad, exhortó a los gobiernos de la región a retomar esfuerzos para lograr la liberación de los 700 rehenes que -se estima- las FARC mantienen cautivos en la selva colombiana.

Con ese motivo, los más importantes medios de comunicación convocaron a una marcha para el 20 de julio para pedir por la libertad de todos los rehenes, a la espera de reeditar la masiva movilización que se registró el 4 de febrero en Colombia y en otras 160 ciudades del mundo.

Dejá tu comentario