Los talibanes avanzan hacia la región rebelde y el líder opositor propone un gobierno de unidad

Mundo

Cientos de combatientes se dirigen al valle de Panjshir, donde se organizaba una resistencia cuyo líder, Ahmed Mansoud, defendió ahora un diálogo.

Ahmed Masoud, uno de los líderes que había anunciado el inicio de una resistencia a la vuelta al poder de los talibanes, se declaró este domingo dispuesto a negociar un gobierno de unidad e "inclusivo" con el movimiento islamista, contra el que había peleado hasta su muerte su propio padre, un héroe nacional para muchos afganos que rechazan al grupo extremista.

Sin embargo, poco después de conocerse esta propuesta y luego de una serie de rumores sobre negociaciones secretas que comenzó ayer, medios locales informaron que los combates en la zona de Panjshir, el bastión de grupo armado que promete resistir, estallaron.

Los talibanes no confirmaron los combates, pero sí anunciaron una movilización de sus fuerzas hacia la zona: "Cientos de muyahidines del Emirato Islámico se dirigen hacia el estado de Panjshir para controlarlo, luego de que los funcionarios estatales locales se negaran a entregarlo pacíficamente", escribió el movimiento en su cuenta árabe de Twitter.

En medio de una situación muy cambiante, el diario Asharq al Awsat publicó una entrevista con Masoud, citada por la agencia de noticias Sputnik.

"Estamos dispuestos a formar mediante negociaciones políticas un gobierno inclusivo con los talibanes, pero es inaceptable que se forme uno caracterizado por extremismo", dijo, apenas días después de publicar una columna en el diario Washington Post pidiendo armas a Estados Unidos para apoyar la resistencia.

"Estados Unidos aún puede ser un gran arsenal de la democracia", escribió esta semana en el Post el hijo de Ahmed Shah Masoud, uno de los jefes de uno de los mayores grupos armados de la resistencia contra la invasión soviética en los 80 que luego continuó peleando en la guerra civil de los 90 y contra los talibanes, luego de su ascenso al poder en 1996.

Más conocido como el León de Panjshir, en honor a la provincia y el valle homónimo que era su bastión y donde su hijo decía tener decenas de miles de combatientes listos ahora para combatir a los talibanes, fue asesinado en 2001.

Masoud hijo confirmó en la entrevista que su grupo está en contacto con los talibanes, en un momento en que varios dirigentes afganos, que en el pasado han sido abiertamente críticos de los talibanes, mantienen conversaciones con ellos, en lo que el propio movimiento islamista, que gobernó el país en la segunda mitad de los 90 con sangre y fuego, como la construcción de "un gobierno inclusivo".

No obstante, los talibanes también aseguraron ante la prensa local e internacional que esperan un "traspaso completo" del poder, luego de lograr conquistar casi todo el territorio del país, incluida la capital, Kabul.

Dejá tu comentario