Tragedia en San Pablo: chocó un avión y habría 200 muertos

Mundo

Los medios arriesgaban anoche en Brasil que el accidente en el aeropuerto de Congonhas (San Pablo) se convertiría en el peor de la historia en ese país. No bien el avión que llegaba de Porto Alegre con 176 ocupantes derrapó, tras aterrizar en medio de la lluvia, y colisionócon un gran depósito de combustible (donde también había gente), salieron a la luz denuncias de que la pista no estaba en condiciones: no tenía las ranuras necesarias para que escurriera el agua. Otro drama y otra polémica para un sistema aéreo en grave crisis.

San Pablo (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - Unas 200 personas habrían perdido la vida ayer en la tragedia aérea más grave en la historia de Brasil, luego de que un avión con 176 personas a bordo no pudiera frenar en la pista al aterrizar y se estrellara contra un depósito de combustible en el aeropuerto de Congonhas, en San Pablo.

«Tenemos 200 muertos ahí», le dijo el coronel del cuerpo de Bomberos de San Pablo, Manuel Antonio da Silva Araujo, al alcalde paulista, Gilberto Kassab, según informó el diario «Folha de Sao Paulo». En tanto, el gobernador de San Pablo, José Serra, dijo al cierre de esta edición que sería difícil hallar sobrevivientes.

Las imágenes que transmitía la TV local daban cuenta del horror y el caos desatados en medio de un voraz incendio, así como de la desesperación de bomberos y socorristas.

El avión de la aerolínea TAM, un Airbus A320 que provenía de Porto Alegre con 176 personas a bordo, estaba aterrizando y, presuntamente, por el agua acumulada de la pista debido a lluvias del día, derrapó, salió del aeropuerto, cruzó la avenida de acceso a la terminal y se estrelló contra un depósito de combustible de la propia TAM, donde también se produjeron víctimas.

La pista principal de ese aeropuerto había sido reabiertael 30 de junio tras haberestado unos 45 días cerrada por reformas. El diario «Folha de S. Paulo» informó en su edición de Internet que la reapertura se realizó sin que se hubiera completado un trabajo de ranuras para dar más adherencia a los neumáticos de los aviones en los aterrizajes. En junio los sindicatos de pilotos habían solicitado que se solucionara esa omisión, bajo amenaza de dejar de usar al aeroestación. Treinta cadáveres carbonizados fueron retirados del edificio.

Los medios locales compararon lo sucedido con el accidente ocurrido en Buenos Aires en 1999 con un avión de LAPA, sólo que en esa ocasión la salida de pista y el choque fuera del aeropuerto se produjeron cuando la nave intentaba despegar.

La tragedia ocurre cuando aún están frescos los recuerdos del que hasta ayer había sido el peor desastre aéreo de la historia en ese país, en setiembre pasado, cuando dos aviones chocaron en el aire y murieron 154 personas, poniendo de manifiesto la crisis del sector aerocomercial (ver aparte).

En un comunicado, TAM anunció que está «trabajando con la máxima agilidad para determinar la identidad de las personas que viajaban en el vuelo JJ 3054», que sufrió el siniestro. «Notificaremos a las familias antes de que cualquier información trascienda al público, como lo determina la legislación vigente», añadió el texto. La cadena televisiva O Globo informó por su parte que una veintena de ambulancias estaban trasladando a heridos a hospitales cercanos.

Los futbolistas argentinos Sebastián Saja -ex arquero de San Lorenzo- y Rolando Schiavi -ex Boca- se salvaron milagrosamente. Ambos debían abordar el avión junto con sus compañeros del Gremio de Porto Alegre, pero a último momento tomaron otro trasbordo a Brasilia.

Debido a la magnitud de la tragedia, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva convocó de urgencia a sus ministros de Defensa, Waldir Píre; de la Casa Civil, Dilma Rousseff; de Comunicación, Franklin Martins; y de Relaciones Institucionales, Walfrido dos Mares Guia, para analizar la crisis.

Dejá tu comentario