Tragedia de San Pablo: Confirman que no hay sobrevivientes entre los pasajeros

Mundo

Bomberos y socorristas rescataron 160 cuerpos entre los escombros y hierros del avión que anoche despistó y se estrelló contra un depósito de combustible en el aeropuerto de Congonhas, en la ciudad brasileña de San Pablo, en la mayor tragedia de la historia de la aviación de ese país.

Un informe de la secretaría de Seguridad Pública del estado de San Pablo destaca que en el lugar del accidente fueron rescatados 157 cuerpos y hubo otras tres personas que fueron trasladadas a los hospitales, pero fallecieron en los centros asistenciales.

El reporte del organismo es parcial, ya que bomberos y socorristas continuaban con el rescate de cuerpos que, según estimaciones oficiales, llegarían a 200 si se toman en cuenta los 186 ocupantes del avión y otras 14 personas muertas en tierra.

Entre los pasajeros hay un argentino, identificado como Alejandro Camozzi, oriundo de la localidad bonaerense de Hurlingham y residente en San Pablo desde 1999, cuyos familiares viajaron hoy a Brasil para el reconocimiento del cuerpo.

El Instituto Médico Legal (IML), equivalente a la Morgue Judicial de Argentina, identificó hoy a nueve cuerpos, pero debido al estado irreconocible de otros cadáveres pidió a los familiares que brinden datos, como cicatrices, tatuajes, señas y uso de alianza, para ayudar en la identificación.

La mayor tragedia aérea de Brasil ocurrió anoche, cuando un avión con 186 personas -entre tripulación y pasaje- de la empresa TAM, proveniente de Porto Alegre, se estrelló y prendió fuego contra un depósito de combustible de la misma empresa, al aterrizar en San Pablo.

La aeronave se deslizó en la pista al momento de aterrizar, giró a la izquierda, pasó los límites de la estación aérea, cruzó la avenida Washington Luiz y se estrelló contra un depósito de combustible y lubricantes, también de la compañía TAM.

El presidente de esta empresa, Marco Antonio Bologna, confirmó hoy en conferencia de prensa que no hay sobrevivientes del avión, en el que también viajaban funcionarios de TAM.

Bologna remarcó que entre los pasajeros fueron identificados dos extranjeros -un argentino y un peruano- y, respecto del personal de TAM Expres que trabajaba en el depósito, dijo que que hay tres muertos, cinco desaparecidos y 11 hospitalizados.

Sobre el avión, precisó que "operaba con el prefijo MBK y que fue incorporado a la flota de la empresa en diciembre de 2006 y volaba en perfectas condiciones de mantenimiento y aeronavegabilidad, tenía 26.320 horas de vuelo y era conducido por una experimentada tripulación".

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva decretó tres días de luto y ordenó una investigación exhaustiva para determinar las causas del accidente, mientras las primeras hipótesis se refieren al estado de la pista, mojada por la lluvia, como una de las causas de la tragedia.
Esta hipótesis también se respalda en que el lunes pasado un avión de una empresa brasileña de cabotaje derrapó y salió de pista, lo que generó la protesta de pilotos, que reclamaron por su estado y mantenimiento.

Fuentes de la empresa TAM descartaron que la aeronave tuviera algún desperfecto y aseguraron que el avión no viajaba sobrecargado de pasaje.

Testigos del accidente aseguraron que el aterrizaje fue normal, pero que en un momento dado el avión aceleró en vez de frenar, mientras que un automovilista que estaba en la avenida Luiz y salvó su vida dijo que el avión intentó elevarse cuando salió del aeropuerto.
Los equipos de rescate estimaban que el rescate de cuerpos podría terminar esta noche, ya que continuaba lloviendo en San Pablo y existe peligro de que se derrumbe la estructura del depósito, en cuyas columnas permanecían incrustados los restos del fuselaje.

El director del departamento de la Policía Judicial de San Pablo, Aldo Galeano Junior, comenzó a reunir testimonios para determinar si el hecho se encuadra como homicidio culposo o doloso, para lo que se agregarán los resultados del análisis de la caja negra, que fue encontrada y derivada a Estados Unidos.

El accidente ya tuvo repercusiones en el gobierno de Lula ya que la diputada Luciana Genro, del opositor Partido Socialismo y Libertad (PSOL), exigió hoy la renuncia del ministro de Defensa brasileño, Waldir Pires, a raíz de la tragedia.

Dejá tu comentario