Catástrofe en Beirut: al menos 73 muertos y miles de heridos en dos explosiones

Mundo

De acuerdo con las primeras informaciones, había 2.750 toneladas de nitrato de amonio almacenadas en el puerto. La tragedia sacude a un país golpeado por la pandemia y la crisis económica.

Beirut - Líbano sufrió ayer otro golpe contundente a su ya deteriorada situación socioeconómica, con dos explosiones en la zona portuaria de Beirut que dejaron al menos 73 muertos y miles de heridos, hospitales destruidos o desbordados e impactantes imágenes que dieron la vuelta al mundo apenas ocurridos los hechos.

Aunque no existían precisiones sobre las causas de inicio de las detonaciones, las especulaciones iban desde la explosión en un barco que transportaba fuegos artificiales hasta el estallido de un depósito que guardaba toneladas de nitrato de amonio, la hipótesis que hacia el final del día parecía más firme.

A un primer reporte que daba cuenta de 27 muertos le siguió otro que subió la cifra a 50 y luego uno más que ubicó a las víctimas fatales en 73, mientras se registraron más de 3.000 heridos.

Aunque el presidente Michel Aoun convocó de inmediato a una “reunión urgente” del Consejo Superior de Defensa para analizar las posibles causas del hecho, el primer ministro Hassan Diab fue tajante al advertir que los responsables “deberán rendir cuentas”.

“Aquello que sucedió no pasará sin consecuencias” dijo Diab en un mensaje televisivo. “Los responsables de esta catástrofe pagarán el precio”, agregó.

El Consejo de la Defensa declaró a la capital como “zona de desastre” y la destrucción total o parcial de los hospitales cercanos obligaba a trasladar a los heridos a otras ciudades.

El presidente Aoun escribió en la red Twitter que era “inaceptable” que hubiera 2.750 toneladas de nitrato de amonio almacenadas de forma insegura.

Pero al cierre de esta edición y sumando mayor desconcierto, el presidente Donald Trump sumó confusión luego de revelar que, fuentes militares estadounidense le informaron de se trató “algún tipo de bomba”. “Me reuní con nuestros generales” y ellos piensan “que esto no fue algún tipo de explosión industrial”. “Parece ser, según ellos, que saben más que yo, ellos creen que fue un ataque”, agregó.

1.jpg

Mientras el Ejecutivo anunciaba para hoy un día de luto en todo el país, el gobernador de Beirut, Marwan Abboud, comparó la situación de daños y víctimas con Hiroshima, una de las dos ciudades japonesas a las que Estados Unidos atacó con bombas nucleares al final de la Segunda Guerra Mundial.

Un lejano recuerdo a esos ataques generaron las decenas de filmaciones del enorme hongo de humo, entre rojizo y negro, que habitantes de la ciudad tomaron con sus teléfonos celulares y que rápidamente se viralizaron en redes y medios.

La tragedia viene a sumarse a dos situaciones que mantienen al país muy golpeado: la peor crisis socioeconómica en décadas y el avance del coronavirus, que en los últimos días registró un rebrote que empujó a otra cuarentena que empezaría hoy.

En medio de los esbozos de explicaciones sobre las razones de la tragedia, el jefe de Seguridad Interna, Abbas Ibrahim, explicó a la prensa, tras visitar la zona, que los estallidos ocurrieron en una sección del área portuaria que almacena materiales altamente explosivos, aunque no pirotecnia, como se había informado antes, según la estatal agencia de noticias NNA.

Pese a que Ibrahim pidió “no adelantarse a las investigaciones”, el titular de Interior, Mohammed Fahmi, habló de “una información preliminar que indica que materiales altamente explosivos fueron confiscados hace años y explotaron”.

El canal de televisión Mayadeen, en tanto, citó al director de Aduanas, quien afirmó que la explosión fue causada por toneladas de nitrato.

Aún antes que se supiera qué sucedió, las autoridades dijeron alerta a todos los hospitales de

la zona para recibir a un alto número de heridos y solo unas horas después algunos centros dijeron que ya estaban llenos con más de 500 pacientes con heridas provocadas por la explosión. También videos de esos lugares desbordados ante la llegada de ambulancias circularon en las redes.

Entre los edificios dañados están las oficinas del ex primer ministro Saad Hariri y las instalaciones locales de CNN, según informó la propia cadena de noticias.

Además, la sede del Partido Kataeb, una de las fuerzas más antiguas del país y una de las que representa a la poderosa minoría cristiana, quedó parcialmente destruida y su secretario general falleció por las heridas que le provocó la explosión.

Según testigos, los hogares que se encontraban a una distancia de hasta 10 kilómetros de distancia resultaron dañados, con balcones derrumbados y vidrios destruidos.

Agencias internacionales señalaron que entre los heridos se cuentan algunos cascos azules, de misión en la zona, según un comunicado de la Fuerza de Paz de Naciones Unidas en el Líbano (FINUL).

“Como resultado de la gran explosión que sacudió el puerto de Beirut esta tarde, uno de los barcos de la fuerza marítima de la FINUL atracado en el puerto fue dañado, dejando algunos de cascos azules heridos, algunos de ellos de gravedad”, indicó el texto. Aunque nadie habló expresamente de la chance de un atentado, fuentes del Gobierno de Israel citadas por la televisión pública KAN salieron a aclarar que el país “no está involucrado” en las explosiones de Beirut.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario