Mundo

Trump opta por la línea más dura

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, calificó ayer la salida del poder del presidente de Bolivia, Evo Morales, como “un momento importante para la democracia en el hemisferio occidental” y como una advertencia para los “regímenes ilegítimos de Venezuela y Nicaragua”.

“Tras casi 14 años y tras su reciente intento de saltarse la Constitución boliviana y la voluntad del pueblo, la salida de Morales preserva la democracia y abre el camino para que el pueblo boliviano haga que se escuche su voz”, dijo Trump en una declaración difundida ayer por su Gobierno.

“Estos acontecimientos envían una contundente señal a los regímenes ilegítimos de Venezuela y Nicaragua de que la democracia y la voluntad del pueblo siempre prevalecerán; ahora estamos un paso más cerca de un hemisferio occidental completamente democrático, próspero y libre”, añadió.

El jefe de la Casa Blanca también aplaudió al pueblo boliviano “por exigir libertad y al Ejército boliviano por cumplir con su juramento de proteger no solo a una persona, sino la Constitución de Bolivia”.

El republicano optó así por la línea más dura esperable ante el golpe del domingo, justo en la víspera de que la Organización de Estados Americanos (OEA) se reúna para tratar el caso. Lo hará hoy desde las 17 horas de la Argentina a pedido de la propia Casa Blanca y de Brasil, Canadá, Colombia, Guatemala, Perú y República Dominicana.

El secretario general de la organización, el uruguayo Luis Almagro, pidió en un comunicado que “en forma urgente se reúna la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia a los efectos de asegurar el funcionamiento institucional y nombrar nuevas autoridades electorales que garanticen un nuevo proceso electoral”, dijo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario