Venezuela: el gobierno dice tener pruebas de que el ataque a Guaidó fue un montaje

Mundo

El gobierno de Nicolás Maduro difundió un video donde un hombre admite haber cobrado 200 dólares para simular que dispararía contra el líder de la oposición en Venezuela.

El gobierno de Nicolás Maduro presentó este jueves supuestas pruebas de que el ataque contra una marcha opositora ocurrido el sábado, cuando un encapuchado apuntó contra el autoproclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó, fue un montaje pago por el propio antichavismo.

Embed

El ministro de Comunicación del chavismo, Jorge Rodríguez, mostró en la televisión pública venezolana documentos y fotos sobre lo ocurrido en Barquisímeto y una grabación donde un hombre, que fue detenido, cuenta cómo la oposición lo contrató para simular un ataque.

"Fue contratado por personajes del entorno de Juan Guaidó para que esgrimiera un revolver y se le pudiera tomar la foto que permitiera construir el falso positivo (montaje)", contó.

El equipo de prensa del líder opositor, reconocido por estados Unidos y otros 50 países como presidente de Venezuela, difundió una foto que muestra a una persona en ropa oscura y con casco de motociclista apuntando un arma supuestamente contra el también titular de la Asamblea Nacional (AN, parlamento).

El hombre fue identificado como Climaco Erik Medina y según el gobierno tiene antecedentes penales por narcotráfico, robo y tenencia ilícita de armas.

En el video, Medina dice que recibió un revolver y 200 dólares para "amendrentar" a los manifestantes.

"Saqué el arma, apunté a la gente, la gente empezó a pegar gritos, a correr pa' acá y pa' allá, seguí caminando, apunté a Juan Guaidó, comenzaron a tomar fotos y me vine", relató.

"La dictadura pudo haberme matado, pudo haberme asesinado el día de hoy, sin duda alguna", afirmó el sábado el líder antichavista, acusando a Nicolás Maduro. Sus allegados dijeron que fue un intento de magnicidio.

A la manifestación asistieron unas 2.000 personas y se escucharon detonaciones, según constató un equipo de AFP.

El incidente fue condenado por Estados Unidos, la OEA y la Unión Europea, que se cuentan entre los países e instituciones que reconocen a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela por considerar que Nicolás Maduro fue reelecto en comicios fraudulentos.

El gobierno chavista denunció que el incidente fue fraguado para fortalecer a la oposición, que convocó a una manifestación en Caracas para el 10 de marzo.

El poder de convocatoria del líder opositor perdió fuerza en los últimos meses. Su popularidad cayó de 63% a 38,9% a lo largo del año pasado, según la encuestadora Datanálisis.

Guaidó "está desesperado, está atravesando un desierto porque a cuanta localidad de Venezuela va lo que encuentra es rechazo", señaló el ministro Rodríguez

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario