Legislatura: FdT busca mantener unidad post elección; Juntos va a la caza de aliado

Nacional

La renovación de autoridades municipales partidarias en el peronismo bonaerense potenció las diferencias entre unos y otros. Quiénes son las legisladoras con el poder de torcer la balanza en el escenario residual.

Pasaron los días y las diferencias internas tras la votación por el acuerdo con el FMI no cesan. Por el contrario, recrudecen. Los cuestionamientos hacia dentro del Frente de Todos ganan estado público y cada vez son más los dirigentes que no se tapan la boca a la hora de dar una opinión.

Y, como era de esperar, y lejos de ser la excepción, la provincia de Buenos Aires se convirtió en uno de los principales frentes de batalla.

Tras las internas por la elección de autoridades municipales del PJ, las diferencias aumentaron y desde el ejecutivo bonaerense buscan contener la situación ante el temor de una eventual fuga.

El reciente enojo de Débora Indarte no pasó desapercibido en el entorno del gobernador. Como contó Ámbito, la diputada salió días atrás del grupo de WhatsApp que los legisladores tienen con Axel Kicillof molesta por la foto que el mandatario provincial se sacó en la previa de la interna del PJ en Mar del Plata, con el entonces candidato, y ahora presidente electo a nivel local, Eduardo Coppola.

Para colmo, en las últimas horas, la referente del espacio ganador, la titular del ANSES, Fernanda Raverta, arremetió contra el líder de la lista perdedora, y padrino político de Indarte, Rodolfo “Manino” Iriart.

La camporista lo acusó de ser cooptado por el intendente Guillermo Montenegro, a quien culpó de poner el aparato local en favor de la que, en definitiva, terminó siendo la nómina perdedora.

“Fue la primera vez que en nuestra ciudad un intendente se involucra en una interna del partido justicialista, poniendo toda la estructura municipal a trabajar en favor de una lista. Esto no alcanzó, pero además demuestra, que leyó correctamente, dónde está ‘su adversaria’”, aseguró Raverta.

Es por eso que ahora, desde el Frente de Todos buscan contener a Iriart para que el bloque no sufra el impacto. “Hay que salir rápido de la interna. Hubo ganadores y perdedores, pero nosotros no podemos darnos el lujo de ceder ni un paso en la Cámara”, le dijo a este diario un diputado provincial del FdT. Es que, en la actualidad, en Diputados, el Frente de Todos cuenta con 43 legisladores y Juntos con 41; mientras que Avanza Libertad tiene 3, Espacio Abierto Juntos y el FIT controlan dos bancas y el bloque 17 de Noviembre, uno.

En los hechos, el unibloque viene funcionando como un aliado, por lo que el oficialismo alcanza los 44, uno más que los 43 que suma Juntos con el espacio liderado por el intendente de San Isidro, Gustavo Posse. Sin embargo, el acercamiento que se dio en las últimas horas de parte de la oposición al intendente de Chivilcoy, el vecinalista Guillermo Britos, puso en alerta al Frente de Todos.

Sucede que, en la última semana, el jefe comunal tuvo dos visitas de peso. Y ambos con un objetivo común. O, quizá, dos. El primero en pasar por el distrito de la cuarta sección fue el intendente de La Plata, Julio Garro, quien viajó en busca del apoyo del excomisario de la Bonaerense al proyecto que tienen junto al jefe comunal de Lanús, Néstor Grindetti, de tomar el control de la Policía local. Y el segundo, fue el senador bonaerense Joaquín De la Torre, quien se acercó con el fin de mostrar su iniciativa de Policía municipal.

Fue tan fuerte la noticia a nivel local que el jefe comunal tuvo que salir a negar en conferencia de prensa que se vaya pasar a Juntos. “No tengo previsto en este momento ningún cambio de partido”, sostuvo. La respuesta no sonó tan convincente dentro del peronismo.

Claro, el temor principal no pasa por el ámbito municipal sino por el legislativo. Y es que el hermano del intendente, Fabio Britos, es el dueño de la banca del bloque unipersonal 17 de Noviembre.

Por último, el Frente de Todos sabe que en el Senado, la banca de Magdalena Goris, la mujer del jefe comunal de Esteban Echeverría, Fernando Gray, no es un voto fijo para una Cámara alta que está dividida en partes iguales.

Dejá tu comentario