Señal: por mayor actividad, creció 30% IIBB en julio (está aún 15 puntos debajo que prepandemia)

Nacional

El diagrama de aperturas de la economía en todo el país mejoró la performance del principal impuesto provincial y apuntaló el aumento de las recaudaciones locales: la percepción total de tributos subió 24,4%, el nivel más alto desde el lanzamiento de la fase de aislamiento. Caída real -respecto de la inflación- fue del 15%.

De la mano del diagrama de apertura de actividades productivas y de servicios en todo el país, en julio la percepción de Ingresos Brutos en las provincias mostró una suba del 30% interanual -y de 11 puntos porcentuales respecto de junio-, lo que empujó un incremento de la recaudación total provincial del 24,4%, el más alto desde la activación en marzo de la fase de aislamiento obligatorio por la pandemia.

La recaudación tributaria de las provincias evidenció así una mejora en julio, al expandir su ritmo de crecimiento en 5,1 puntos porcentuales respecto de junio (cuando el aumento fue del 19,3%).La radiografía fue elaborada por la consultora Aerarium, en base a la información elevada hasta el momento por 14 distritos, que involucra al 66% de la torta de recaudación total.

“Vemos una mejoría en la recaudación de Ingresos Brutos, pero si se compara con el crecimiento del primer trimestre, cercano al 45%, todavía está muy lejos”, aseguró este martes a Ambito el director ejecutivo de Aerarium, Guillermo Giussi.“Le falta crecer 15 puntos para volver al promedio de ese trimestre; es una recuperación pero mentirosa, es un rebote de la economía -por la liberación de actividades- que no alcanza”, dijo.

En esa línea, sostuvo que “todavía estamos muy lejos de la normalidad entre comillas del primer trimestre, en una economía que venía cayendo” y que “sigue con respirador”. Además hizo foco en el rol que juega la asistencia del IFE y del ATP, por lo que planteó la necesidad de ver cómo impactará en el consumo privado cuando sea discontinuada.

La recaudación total provincial venía creciendo al 30% (enero), 36,9% (febrero) y 43,7% (marzo), pero tras el aislamiento dictado en el tercer mes del año -y el consiguiente parate económico- se desaceleró ý la suba fue del 10% (abril) y 10% (mayo). Sin embargo, luego comenzó a repuntar, de la mano de las flexibilizaciones de actividades definidas por la Casa Rosada: en junio el aumento fue del 19,3% y, ahora, del 24,4% (julio).

En rigor, la recaudación tributaria de las provincias volvió a registrar en julio una caída en términos reales -respecto de la inflación- del orden del 15% interanual.

Pero la aceleración registrada en la percepción de Ingresos Brutos -el principal impuesto provincial, y atado directamente a la actividad económica- por la grilla de flexibilización de actividades en todo el país derivó en la mejor performance recaudatoria total en julio de la pandemia.

La evolución de la percepción de IIBB en las provincias muestra que venía subiendo al 48% (enero), 45,4% (febrero) y 43,1% (marzo), para luego desacelerarse -tras el dictado del ASPO- a un aumento del 17,4% en abril y del 11,9% en mayo. El repunte en la suba comenzó en junio (18,9%) y se consolidó en julio (30%).

Esa lupa de Aerarium señala además matices según la provincia, respecto de la performance de IIBB de julio. Se destacan los casos de Entre Ríos y Tucumán, con tasas interanuales de suba superiores al 40%, e incluso positivas. En materia de aumentos respecto de junio, resaltan los repuntes de Neuquén y Tierra del Fuego, del orden del 24%.

En el caso de la provincia de Buenos Aires, la suba interanual de Ingresos Brutos en julio fue del 34,6%. Según un relevamiento de ARBA, la merma en valores reales fue del 4,7%, lo que evidenció una mejora respecto de los meses anteriores, producto de un mayor nivel de actividad económica.

“En la medida en que vuelven a realizarse transacciones económicas la recaudación comienza a mostrar señales de recuperación”, dijo el titular de Arba, Cristian Girard, en declaraciones radiales, respecto del comportamiento de IIBB y el esquema de apertura de sectores económicos en fases -en función de la curva epidemiológica- dispuesto por el Gobierno de Axel Kicillof.

Las señales de repunte son positivas, pero no borran las duras pérdidas que sufrieron las arcas de las provincias por la pandemia.

“Venimos perdiendo ingresos todos los meses, pero en abril y mayo se registraron las mayores caídas y los otros meses vienen mejorando respecto de los anteriores, aunque no llegan al nivel que teníamos pensado sin pandemia”, aseguró por caso el ministro de Economía salteño, Roberto Dib Ashur, en diálogo con El Tribuno.

“En relación con lo que habíamos proyectado a principios de año, cayó hasta ahora en unos 8.000 millones de pesos”, precisó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario