Una mujer caribeña ganó dos pasajes al espacio con Virgin Galactic

Negocios

El propio fundador de Virgin Galactic, Richard Branson, le confirmó la noticia a principios de noviembre cuando la visitó en su casa en Antigua y Barbuda para llevarle el traje de astronauta.

Una mujer de 44 años que vive en Antigua y Barbuda ganó en un sorteo dos asientos para el espacio a bordo de una nave de Virgin Galactic, por un valor de 450.000 dólares cada uno.

Keisha Schahaff se convertirá así en la primera pasajera del Caribe en experimentar en el espacio la gravedad cero, algo que solo han probado unas 600 personas.

La acompañará su hija de 17 años, que estudia ciencias en el Reino Unido y sueña con trabajar para la NASA.

Fue el propio fundador de Virgin Galactic, Richard Branson, quien anunció la noticia a principios de noviembre. Lo hizo yendo a su casa en Antigua y Barbuda para llevarle el traje de astronauta.

"Pensaba en hacer solo una entrevista por Zoom", contó a la AFP la afortunada. "¡Cuando vi entrar a Richard Branson, empecé a gritar! No me lo podía creer".

Keisha Schahaff ganó este premio participando en una recaudación de fondos organizada por Virgin Galactic en la plataforma Omaze, que permitió levantar 1,7 millones de dólares (1,5 millones de euros). El dinero se donará a la ONG Space for Humanity, que trabaja para facilitar el acceso al espacio.

El viaje ofrece solo unos minutos en gravedad cero: un enorme avión despega de una pista normal y lanza la nave, que se parece a un gran jet privado.

Entonces este enciende el motor hasta superar los 80 km de altitud (el límite del espacio según el ejército estadounidense) y acto seguido desciende planeando.

La caribeña formará parte de los "primeros astronautas" de Virgin Galactic, pero se desconoce qué lugar ocupa en la lista de espera, según una portavoz de la compañía.

La empresa vendió por anticipado unas 700 plazas para el espacio: 600 entre 2005 y 2014, a un precio que oscila entre 200.000 y 250.000 dólares y otras 100 desde agosto, cuando volvieron a venderse por 450.000 dólares la unidad. La idea es vender 1.000 antes del lanzamiento de los vuelos comerciales, el primero de los cuales está previsto en el cuarto trimestre de 2022.

La compañía de Branson rivaliza con la del multimillonario Jeff Bezos, Blue Origin, que también propone vuelos suborbitales con una experiencia similar pero a bordo de un cohete que despega de forma vertical.

Dejá tu comentario