Inversión segura en ladrillos: el pozo, la mejor opción

Negocios

Tener la posibilidad de entrar a una construcción desde sus inicios y con financiación (incluso, se puede conseguir en pesos) gana por sus ventajas.

La inversión en ladrillo sigue siendo un buen lugar en el que refugiarse, y el interés por los compradores así lo demuestra. Aunque el mercado está con muy poco movimiento, las demandas rápidamente empezaron a surgir apenas las primeras aperturas, y hay un sector que despierta todavía más interés en estos días: comprar en pozo.

El valor del metro cuadrado hoy ofrece grandes oportunidades, sobre todo porque se pueden conseguir desde los U$S2000, cuando durante la década anterior no se conseguía nada por menos de U$S2500. ¿Por qué sucede esto? Es que el precio de la construcción está prácticamente igual al que teníamos en 2010. A esto hay que agregar que está un 57,47% más bajo comparado con el costo pico que se observó en noviembre del 2017, si bien la construcción es una película y no una foto, esto sirve de parámetro cierto en promedio.

Pero las virtudes de invertir en pozo no terminan aquí. Actualmente el mercado de las viviendas usadas está sobre stockeado y, aún los precios no terminaron de sincerarse por lo que todavía la mayoria están por encima de lo que los compradores están dispuestos a pagar. Entonces, tener la posibilidad de entrar a una construcción desde sus inicios y con financiación (incluso, se puede conseguir en pesos) gana por sus ventajas.

Ahora bien, existe un beneficio más que no todos los proyectos ofrecen: que tengan una construcción sustentable. Aunque es posible considerar que una vivienda “verde” tenga un costo un poco más elevado a la hora de ser construida, esto no deja de ser beneficioso para los compradores, pues el mercado cada día valora más estas unidades.

En la Argentina, las tecnologías y materiales sustentables aún siguen siendo más costosos, ya que no siempre están completamente implementadas dentro del mercado. Sin embargo, es necesario resaltar que esto no necesariamente se trasladas al mantenimiento o al día a día de los habitantes. ¿Por qué decimos esto? Es que los usuarios verán que los costos de servicios (gas, electricidad, agua) son menores, y se reducen en un gran porcentaje. Es así que el plus que se pagó durante la construcción rápidamente se amortiza.

A esto hay que agregar amenities que empiezan a ir en consonancia con los estilos de vida de las generaciones más jóvenes o de quienes cuidan al planeta, como los enchufes para autos eléctricos, que ya son muy valorados, y lo serán aún más cuando siga creciendo este mercado en el país.

Por todo esto, poder invertir en emprendimientos que cuenten con buena financiación y una clara mirada de lo que el mercado demandará en los próximos años es una de las mejores maneras de resguardarse de escenarios tan inciertos.

(*) Director de QE2 Construcciones SRL

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario