Un pequeño paso para la CNV, un gran salto para la Argentina

Roberto Silva fue nombrado presidente de la CNV. Un repaso por la historia del organismo.

CNV a la IOSCO Roberto Silva fue elegido para representar al IARC ante el Directorio de IOSCO.

CNV a la IOSCO Roberto Silva fue elegido para representar al IARC ante el Directorio de IOSCO.

Si en algo estamos de acuerdo la mayoría de los argentinos es en la necesidad de reintegrar nuestro país el mundo. Claro que no es en los pasos más rimbombantes sino en los pequeños, como la reciente designación del presidente de la CNV, Roberto Silva, en el Directorio de la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO) que se producen los verdaderos cambios.

Un organismo excepcional

La Comisión Nacional de Valores (CNV), el organismo encargado de regular nuestro mercado de capitales, es una entidad que, salvo los directamente involucrados -autoridades, empresas reguladas y algunos inversores- es desconocido por la inmensa mayoría de los argentinos.

Tal vez esto es lo que le permitió desde su creación en julio de 1968 durante la presidencia de Juan Carlos Onganía (parangonando el modelo de la SEC norteamericana) ser una “rara avis” para la Argentina ya que fue respetado por todos los gobiernos civiles y militares, no habiendo sufrido nunca ningún gran escándalo hasta que Carlos Hecker, presionado por el Secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno, renunció a su presidencia en noviembre de 2009.

carlos hecker.jpg
Carlos Hecker. No quiso mirar hacia otro lado y se fue por las presiones de Moreno

Carlos Hecker. No quiso mirar hacia otro lado y se fue por las presiones de Moreno

Comienzan los problemas en la CNV

Durante la gestión de su sucesor, Alejandro Vanoli (2009-14), acompañado en la vicepresidencia por Hernán Pablo “el negro” Fardi (un hombre que “sabe pedir”, protegido del primero y especialmente de Amado Boudou) y como director Héctor Osvaldo Helman (el “equivocado o no” que “desconoce si la –animadversión- existió en algún otro integrante de la CNV”) y mientras las autoridades civiles del sistema bursátil, los principales “players” y los “periodistas” -fuera por interés y/o temor- alababan a los reguladores o callaban, en Ámbito, merced a la proverbial libertad que siempre existió, antes de que “saltara todo” hablamos de corrupción no menos de 77 veces.

Vanoli.jpg
Alejandro Vanoli, sobreseído durante el gobierno de Alberto Fernández por “abuso de autoridad”, la “causa dólar futuro”, las colas de los jubilados en la Anses durante la pandemia, etc.

Alejandro Vanoli, sobreseído durante el gobierno de Alberto Fernández por “abuso de autoridad”, la “causa dólar futuro”, las colas de los jubilados en la Anses durante la pandemia, etc.

Cuando en 2008 Fardi ingresó en la ANSES, previo a su salto a la CNV, declaraba un patrimonio de $ 2.8 millones, que para 2013 aumentaba a $ 25 millones. Su principal inversión consistía en $ 11 millones en títulos públicos a los que agregaba: siete propiedades (tres en CABA y tres en barrios privados de alto nivel), una empresa de químicos, otra veterinaria, un bar en Palermo, 70 obras de arte, una sociedad en Miami (en realidad eran tres, cada una con una propiedad con un valor de mercado superior a u$d 1.5 millones), etc.

hernan-fardi.jpg
Hernan “el negro” Pablo Fardi. De casi la nada, a millones de u$d en títulos públicos, siete propiedades, 3 en CABA y tres en prestigiosos barrios privados, una empresa química, otra veterinaria, un bar en Palermo, 70 obras de arte “importantes”, tres propiedades en Miami con un valor de mercado superior a u$d 1.5 millones,

Hernan “el negro” Pablo Fardi. De casi la nada, a millones de u$d en títulos públicos, siete propiedades, 3 en CABA y tres en prestigiosos barrios privados, una empresa química, otra veterinaria, un bar en Palermo, 70 obras de arte “importantes”, tres propiedades en Miami con un valor de mercado superior a u$d 1.5 millones,

Para octubre de 2014 el escándalo era tal que el ministro de economía Axel Kicillof, que había asumido un año antes y al que se le pueden endilgar muchas cosas, pero nadie nunca acusó de corrupto, decidió deshacerse de lo peor.

Kicillof aprovechó que tras varias intentos que fueron rechazados por la presidente Cristina de Kirchner, el Presidente del Banco Central, Roberto Fábregas renunció de manera indeclinable a su puesto.

Esto obligó a un urgente enroque, así que Vanoli pasó al Central y Cristian Girard, uno de sus alfiles, al frente de la CNV . Unos días mas tarde con la designanción de David René Jacoby como Vice, "Kici" terminaba de “limpiar” el organismo.

cristian-girard.jpg
Cristian Girard, el alfil de Axel Kicillof en la CNV.

Cristian Girard, el alfil de Axel Kicillof en la CNV.

Ello fue posible aprovechando que, con el reemplazo de la ley 17.811 por la 26.831 sancionada por Vanoli/Cristina de Kirchner apenas un par de meses antes, la CNV dejaba de ser un ente verdaderamente autárquico para convertirse en uno sujeto a los designios del Ministerio de Economía.

Entre sus promesas de modernización y desregulación de los mercados del trabajo, comercial y financiero/bancario, Javier Milei nunca dijo nada sobre hacer lo propio con el Mercado de Capitales -tal vez sea en julio, en el en el acto aniversario de la BCBA-, por lo que esta situación de dependencia persiste y cualquier ministro de Economía tiene hoy la potestad real de reemplazar a las autoridades de la CNV a su antojo, con los riesgos que entraña.

La justicia adicta

Si bien en un principio la “justicia adicta” desestimó en primera y segunda instancia la causa contra los capitostes de la CNV, en marzo de 2015, la Sala IV de Casación Penal dispuso que se siga investigando y tras la asunción de Mauricio Macri en febrero de 2016 el Juez Federal Claudio Bonadío decidió procesarlos por abuso de autoridad. Finalmente, tras innumerables demoras, ya bajo el Gobierno de Alberto Fernández el 13 de octubre de 2022 los acusados consiguieron que el juez Martínez de Giorgi los sobreseyera extinguiendo la acción penal y que el estado no apelara la resolución.

Lo irrisorio es que aun si el proceso hubiera sido “en serio”, la penas que les hubiera correspondido a los funcionarios por “abuso de autoridad” no iban más de un mes a dos años de inhabilitación.

Lo que siguió

En diciembre de 2015 Mauricio Macri anunció que Marcos Ayerra, uno de los hombres de Luis “Toto” Caputo se haría cargo de la CNV . Si bien desde la faz técnica y a pesar de la “publicidad” con la que fue acompañada su designación y que sus conocimientos sobre el mercado de capitales argentino no eran los mejores -Girard al menos había sido director de YPF y Metrogas durante algún tiempo-, el escandalete vino por otro lado.

Clarisa Lifsic de Estol,.jpg
Clarisa Lifsic de Estol, la candidata de

Clarisa Lifsic de Estol, la candidata de "Toto" Caputo para presidir la CNV. El escándalo por conflicto de intereses fue demasiado grande.

La intención original del “Toto” era que su socia en Axis Inversiones, Clarisa Lifsic de Estol, una de las favoritas de Eduardo Elsztain/Irsa hasta su enfrentamiento en marzo de 2009, asumiera como presidente de la CNV. En esto contaba con el aval del “Sistema Bursatil” en donde Clarisa era una más “del palo” había tejido todo un entramado de relaciones. Sin embargo, las incompatibilidades legales eran tan grandes que el ministro se vio forzado a desistir y a sacar a su amigo Marcos “de la galera” (hoy en el importante rol de Secretario de Economía del Conocimiento), mientras su amiga conseguía el premio consuelo de Secretaria de Promoción de Inversiones del Ministerio de Comunicaciones (donde no habría abandonado los conflictos de interés por su relación con el Dolphin Fund de George Soros).

Marcos Ayerra
Marcos Ayerra, la segunda opción de Caputo para presidir la CNV. Le tocó enfrentar la mayor destrucción del mercado de capitales argentino

Marcos Ayerra, la segunda opción de Caputo para presidir la CNV. Le tocó enfrentar la mayor destrucción del mercado de capitales argentino

Cuando fue el turno del gobierno de Alberto Fernández, podemos decir que las cosas no fueron mucho mejores. De hecho, fueron peores.

Si bien Adrian Consentino fue designado como presidente de la entidad y sus pergaminos eran esta vez de los mejores: se trataba de un doctor en economía, de bajo perfil y nula militancia política, que había estado al frente de la Unidad de Reestructuración de la Deuda bajo el gobierno de Cristina Fernández en 2013 y había sido nombrado “Asesor de Gabinete” Alfonso Prat Gay, que con sus anteriores renuncias había mostrado mas de una vez su independencia.

Pero el problema pasaba por la segunda línea

Por un lado, la gente de ByMA había “provisto” a quien había sido hasta entonces el adscripto a su Gerencia Genera, Ramiro Tosi, para ser el Secretario de Financiamiento del nuevo gobierno. Por el otro, Mónica Erpen, que desde 2003 era la directora ejecutiva del Instituto Argentino de Mercado de Capitales (IAMC), el brazo educativo de ByMA y una Sociedad Anónima dependiente encabezada por su Presidente, era nombrada vicepresidente de la CNV. Con esto desplazó a Patricia Boedo, una funcionaria de carrera que ingresó en 1999, llegando a ser la primer vicepresidente de la CNV con Ayerra, y que fue “congelada” por los siguientes cuatro años (“asesora experta”).

monica erpen.jpg
Mónica Erpen. Una designación en la vicepresidencia de la CNV, por lo menos cuestionable.

Mónica Erpen. Una designación en la vicepresidencia de la CNV, por lo menos cuestionable.

El cuestionamiento a Erpen no pasó tanto por su idoneidad -es una persona reconocida en el mercado-, o si estableció una adecuada “chinese wall” con sus “amigos y ex patrones”, sino porque en el artículo noveno de la ley de Mercado de Capitales, en los "Impedimentos" se señala: "No pueden ser miembros del directorio de la Comisión Nacional de Valores: a) Los accionistas o quienes hubieren formado parte de los órganos de dirección, administración o fiscalización o de cualquier modo prestaren servicios a entidades sometidas a la regulación y fiscalización de la Comisión Nacional de Valores al momento de su designación y durante los dos (2) años anteriores".

Es cierto que el IAMC no está regulado directamente por la CNV y que ella no era directora de ByMA, sino de una subsidiaria, pero claramente sus vinculaciones la hacían por lo menos, moralmente objetable. Como ironizo públicamente un amigo, era como ponerlo a “Marcelo Tinelli de árbitro en un partido de San Lorenzo”, o como la definió mas duramente el periodista Horacio Verbitsky, ella era “la yegua de Troya de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA)”.

Adrián Cosentino CNV.jpg
Adrián Cosentino, renunció cuando lo presionaron para cerrar el mercado del dólar financiero

Adrián Cosentino, renunció cuando lo presionaron para cerrar el mercado del dólar financiero

Mas allá de su afinidad con Martin Guzman y la llegada de Silvina Batakis al ministerio de economía, ante la creciente presión del gobierno para que ejerciera un mayor control sobre los dólares financieros, en julio de 2022 Cosentino renunció siendo reemplazado por Sebastian Negri.

Como es de rigor, en un acto de fidelidad nuestra amiga y los otros dos directores del ente, Martin Beinlinger y Matias Isasa también presentaron su renuncia, aunque por alguna razón, el único que se fue -reemplazado por Jorge Berro Madero- fue Isasa.

La nueva CNV

Tal vez, aprendiendo de los sinsabores de 2015, esta vez “el Toto” tuvo muy poca injerencia en la designación de las actuales autoridades de la CNV, así que no han habido ni escandaletes ni conflictos de interés (algunas fantasías propuestas desde “el establishment” como que Claudio Zuchovicki, u otras algo más serias, como que Dario Epstein la presidieran, quedaron en el camino)

Roberto Silva CNV.avif
Roberto Silva, el actual presidente de la CNV

Roberto Silva, el actual presidente de la CNV

Desde que Hugo Medina asumiera al cargo máximo de la Comisión de Valores en 2003, posiblemente ninguno de sus presidentes tenga el nivel de conocimientos legales y sobre los mercados que el recientemente designado Roberto Silva. Esto es algo objetivo, no opinion

El reconocimiento a Patricia Boedo -sin dudas quien mas conoce el organismo desde adentro- y la decisión de devolverle su lugar como vicepresidente es sin dudas un paso adelante, mientras la designación de Sonia Salvatierra como ladera (Vocal) de Silva garantiza la coherencia mínima necesaria para que la Comisión pueda trabajar. Si alguna duda hay, es en quienes asumirán los puestos faltantes como directores, que surgirán de la nunca transparente negociación política.

En los pocos meses que lleva la nueva gente a cargo de la CNV, se han tomado una serie de medidas puntuales, la mayoría en el sentido de facilitar y liberar la actividad bursátil. ¿Suficientes? No. ¿Todas ellas buenas? Tampoco.

Patricia Boedo.jpeg
Patricia Boedo, la persona de mayor experiencia al frente de la CNV

Patricia Boedo, la persona de mayor experiencia al frente de la CNV

Si bien hay señales auspiciosas, es claro que nada de esto significa que la actual gestión vaya a ser exitosa. De hecho, hemos tenido más de una desilusión.

Por caso, la gestión de Marcos Ayerra, quien a pesar de que siendo casi desconocido para “el mercado” asumió con el beneplácito y las esperanzas “de todos”, terminó -no es que fuera completamente su responsabilidad, aunque le cabe alguna- con la mayor destrucción en la historia de nuestro mercado de capitales.

CNV a la IOSCO Roberto Silva fue elegido para representar al IARC ante el Directorio de IOSCO.pdf

La Argentina pasó a integrar el Directorio de la IOSCO, la asociación que agrupa a los reguladores de mercados de capitales del mundo

En el ínterin, este fin de semana se anunció algo que ya sabíamos hace un par de meses, Roberto Silva fue designado como Representante del Comité Regional Interamericano (IARC) ante la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO), la asociación que agrupa los entes reguladores de los mercados de todo el mundo.

Puede parecer poco, al lego puede parecerle nada, pero, desde que asumiera el nuevo gobierno es el primer cargo internacional de relevancia que logra nuestro país en algún organismo de peso dentro del concierto internacional. Lo dicho; un pequeño paso para la CNV; un gran salto para la Argentina.

Dejá tu comentario

Te puede interesar