La Comisión Arbitral se pronunció sobre concepto de "gastos" computables

Novedades Fiscales

La resolución de este caso concreto tuvo como objetivo dilucidar el concepto de materias primas versus el de insumos a los efectos de determinar si la erogación realizada asumía el carácter de computable o no computable al momento de calcular el respectivo índice para la aplicación del Convenio Multilateral. La norma que así los decide es la Resolución (CA) 11/21.

En mayo de este año, la Comisión Arbitral (CA) se expidió, en un caso concreto, sobre la computabilidad de ciertos gastos al momento de calcular el índice respectivo.

Nos referimos a la Resolución (CA) N° 11/21(1), pronunciamiento recaído en “Avícola Telos SA c/Provincia de Buenos Aires”.

La empresa, ubicada en la localidad de Pergamino, se dedica a la producción, comercialización y distribución de huevos frescos en cáscara, y sus principales clientes son las cadenas de grandes supermercados.

1| Motivo de controversia

La controversia versó sobre la interpretación y aplicación del artículo 3° inciso a) del Convenio Multilateral (CM), que dispone: “No se computarán como gastos, el costo de la materia prima adquirida a terceros destinados a la elaboración en las actividades industriales”, entendiéndose por tales, “no solamente la materia prima principal, sino todo bien, de cualquier naturaleza que fuere, que se incorpore físicamente o se agregue al producto terminado.”

La contribuyente consideró “materia prima”, y por lo tanto trató como gastos no computables, a las erogaciones referidas a la adquisición de:

- productos veterinarios (destinados a preservar la salud de las gallinas ponedoras);

- alimentos balanceados (recomendado para este tipo de aves);

- trigo (alimento para las gallinas, que mejora la calidad del huevo).

Así como también los gastos de explotación de la granja (referidos al acondicionamiento de las instalaciones, según estándares de calidad requeridos).

La firma entendió que dichos insumos se incorporaban físicamente al circuito de producción, y ellos incidían de manera “química” en la calidad final del producto a comercializar (huevos).

Por su parte, la Agencia de Recaudación de Buenos Aires sostuvo que las erogaciones en cuestión no respondían a lo que el Convenio Multilateral considera “materia prima”, ya que para ello deberían haberse encontrado en su estado natural, es decir sin modificaciones en su estructura.

El fisco bonaerense consideró que en este caso se estaba frente a insumos necesarios para desarrollar un producto final, insumos que se consumen durante el desarrollo del mismo, y que se utilizan para cumplimentarlo.

Asimismo, también entendió que la norma en cuestión, el art. 3° inc. a) del Convenio Multilateral, refiere a “las actividades industriales”, sin contemplar otra posibilidad, y que en el caso concreto, por tratarse de la producción de huevos, no se estaba frente a tal actividad industrial.

Por ello, Agencia de Recaudación de Buenos Aires sostuvo que las erogaciones en cuestión debían resultar gastos computables al momento de determinar el referido índice.

2| Argumentos de la resolución

La Comisión Arbitral entendió que cuando el Convenio Multilateral indica “todo bien, de cualquier naturaleza que fuere, que se incorpore físicamente o se agregue al producto terminado”, se refiere a un bien que se confunde con el producto elaborado.

Consideró que los gastos bajo análisis, concernientes a productos veterinarios, alimentos balanceados, trigo, y gastos de explotación de la granja, forman parte del proceso de producción, pero no puede reconocerse su presencia a partir de un intento de desagregación física ni tampoco química, es decir, que en el producto terminado (los huevos), no puede advertirse la unión de estos bienes.

Además, entendió que el supuesto contemplado en el art. 3° inc. a) del Convenio Multilateral, hace expresa referencia a las “actividades industriales”, excluyendo, por no estar contemplada, cualquier otro tipo de actividad productiva.

3| Palabras Finales

Como puede observarse, la Comisión Arbitral convalidó la pretensión de ARBA, considerando así, que se estaba en presencia de gastos computables, porque:

ellos no encuadran como “materia prima”;

esa no es una “actividad industrial”.

(*) Profesor universitario de impuestos

1) Dictada el 05/05/2021

Dejá tu comentario