La recuperación de Covid-19 a largo plazo es peor que la rehabilitación del cáncer para algunos

Opiniones

En base a los resultados del estudio que hizo Center for Disease Control and prevention, se demostró que el 30% de sintomáticos y asintomáticos persisten secuelas de tres a seis meses después de haberla superado.

Las personas que experimentaron síntomas continuos o "prolongados" después de la enfermedad Covid-19 tenían más probabilidades de informar dolor, dificultades con las actividades físicas y "una salud sustancialmente peor" en comparación con las personas que necesitan rehabilitación debido al cáncer, dice el estudio de la CDC cuya autora principal es Jessica Rogers-Brown, PhD.

El estudio se publicó hoy en línea en la revista Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR).

"Este estudio es muy útil para conocer los síntomas de coronavirus a largo plazo y la necesidad de rehabilitación, a pesar de varias limitaciones, dada la cantidad de pacientes en este estudio", dijo Yuriko Fukuta, MD, a Medscape Noticias Médicas .

"Este artículo muestra que el desacondicionamiento debido a post-Covid-19 es bastante severo", dijo Fukuta, profesor asistente de Medicina-Enfermedades Infecciosas en Baylor College of Medicine en Houston. "Ha sido poco reconocido. La rehabilitación debe ofrecerse para pacientes que han sufrido COVID-19 y la prevención es fundamental”, agregó.

Los investigadores de los CDC (Center for Disease Control and prevention) compararon los síntomas autoinformados de salud física y mental, la resistencia física y el uso de los servicios de salud entre 1295 pacientes ambulatorios que se recuperaban de Covid-19 y un grupo de control de otros 2395 pacientes ambulatorios que se rehabilitaban de un diagnóstico de cáncer anterior o actual que no habían experimentado la enfermedad.

Los investigadores utilizaron datos de registros médicos electrónicos desde enero de 2020 hasta marzo de 2021 en la red Select Medical de clínicas ambulatorias. El estudio incluyó pacientes de 36 estados y el Distrito de Columbia.

En comparación con las personas derivadas para rehabilitación del cáncer, las que tenían síntomas de Covid-19 que duraban más de 4 semanas tenían 2,3 veces más probabilidades de informar dolor, 1,8 veces más probabilidades de informar una peor salud física y 1,6 veces más probabilidades de informar dificultades con las actividades físicas, un revela el análisis de razón de posibilidades ajustada.

El grupo de rehabilitación Covid-19 también se desempeñó significativamente peor en una prueba de caminata de 6 minutos, lo que sugiere menos resistencia física que las personas que se recuperan del cáncer (p <0,001). También utilizaron más servicios de rehabilitación en general que el grupo de control.

Los síntomas a largo plazo incluyen cansancio crónico; disnea (dificultad para respirar); frecuencia cardíaca elevada; alucinaciones; insomnio; pérdida del gusto/olfato; nefropatías (enfermedades y patologías que afectan al riñón); problemas de movilidad; dolores de cabeza; dolores musculares y fiebres. Un relevamiento médico realizado en Italia señaló que los más comunes eran la fatiga, dificultad para respirar y dolor en las articulaciones.

"La información en el nuevo estudio es congruente con lo que hemos visto clínicamente. Aquí en Mayo Clinic, hemos tenido la oportunidad de trabajar con cientos de pacientes que luchan por recuperarse de su infección por Covid-19 desde principios de la primavera de 2020", dijo Greg. Vanichkachorn, MD, MPH, dijo a Medscape Medical News cuando se le pidió que comentara.

Desde el principio, los pacientes han informado de importantes dificultades con la capacidad física, la resistencia y la función diaria. "Desafortunadamente, estos déficits funcionales a menudo se pasaban por alto con la presencia de otros síntomas como dificultad para respirar y fiebre", dijo.

"Si bien los hallazgos no son nuevos per se, estoy muy feliz de ver el énfasis que esta investigación pone en los déficits funcionales", agregó Vanichkachorn, médico de familia y fundador del Programa de rehabilitación de actividades Covid-19 de Mayo Clinic.

El estudio no sugiere que a todas las personas que se recuperan con Covid-19 les irá peor que a las que se recuperan del cáncer, advierten los autores. Señalan: "Estos resultados no deben interpretarse en el sentido de que los pacientes posteriores al Covid-19 en general tenían una salud física y mental más deficiente que los pacientes con cáncer.

Aproximadamente un 30% de los pacientes que han transitado la enfermedad -sintomática o asintomática- persisten secuelas de tres a seis meses después de haberla superado.

El rebrote de casos a expensas de la variante Delta que ya empieza a preocupar a La vieja Europa y a los EEUU, si bien es la variante con más alta capacidad de infección, según las observaciones efectuadas al día de hoy, parece que no ser más letal que su antecesoras.

Al parecer los muchos contagiados por la nueva cepa cursan con sintomatología más leve o de manera asintomática, pero por ello no debe dejar de ser preocupante, pues el síndrome de Covid-19 prolongado se observa también en individuos que cursaron la enfermedad de manera leve o aún asintomática.

Entonces ante una infectividad tan alta por parte del virus, donde lógicamente habrá una gran cantidad de contagiados, es también esperable una gran cantidad de enfermos que padezcan Covid prolongado, con el consiguiente impacto sobre el sistema de salud.

Debemos estar preparados

Asesor y especialista en riesgos del trabajo

Temas

Dejá tu comentario