Dólar blue: ¿cuál es el pronóstico más seguro?

Opiniones

La clave de la vida define un perfil que en la Argentina incluye tener dólares para viajar y hacer compras en el exterior, aunque muchos de los que viven pensando en el dólar blue, luzcan con angustia y depresión.

Los gurúes de la city porteña no constituyen una garantía, y lo han demostrado una y otra vez. Las críticas al dólar soja fueron abundantes. Alguien dijo: “La medida es un mamarracho”. Convengamos que la invalidación no fue muy académica. Las medidas económicas validan por: “eficaces o ineficaces”, según el resultado obtenido y, el efecto dólar soja superó largamente la finalidad.

Desde esta columna no coincidimos políticamente-en líneas generales-con Rubinstein. Sin embargo, la objetividad profesional no es incompatible con la posición política e ideológica. La medida heterodoxa fue creativa, innovadora, eficaz y exitosa.

La validación correcta es eficaz o ineficaz, tiene que ver con la consecución de metas y objetivos. Escumplir propósitos predeterminados en condiciones preestablecidas, asumiendo el reto y cumplimiento, bajo parámetros propios. La realidad es que se obtendrán alrededor de u$s 7.000 millones, sin contar que las retenciones aportarán recursos genuinos por más de 460.000 millones de pesos, para aliviar el déficit primario.

En síntesis, se realizado una devaluación parcial (sectorial) y temporal (25 días), ha sido muy creativa y exitosa.

La predicción quiromántica

La predicción del valor futuro del “dólar blue”, es poco seria. El precio del dólar en cualquiera de sus versiones es como la inflación, un fenómeno multicausal. Existen explicaciones técnicas, psicológicas, políticas o especulativas, pero no exclusivamente monetarias, o como las de quienes siguen admitiendo el backing de la convertibilidad. Sobre todo, porque no existe la Ley de convertibilidad, hace 21 años.

A muchos analistas les gusta que la economía sea culpable, ya que, si es inconsistente con las variables monetarias, todo depende del manual de economía del niño monetarista, única y exclusiva bibliografía obligatoria de muchas universidades privadas y ecolobistas.

Hasta alrededor de agosto de 2018, quienes participaron del REM proyectaron trayectorias del tipo de cambio nominal con tendencias ligeramente ascendentes, que en forma metódica evidenciaron subestimaciones significativas. El tipo de cambio nominal registró un ritmo de depreciación muy superior al pronosticado por los analistas. Desde septiembre de 2018, hasta julio de 2019 la mediana de los pronósticos del REM sugería nuevamente tendencias levemente crecientes, que durante ese período superaron la dinámica que efectivamente se verificó con el valor del dólar expresado en pesos. A partir de septiembre de 2019, las proyecciones sobre tipo de cambio nominal comenzaron a insinuar una dinámica muy superior a la que se registró.

En cuanto a los pronósticos mensuales, la mediana de los resultados del REM sobre tipo de cambio nominal ha mostrado errores de pronóstico que oscilan entre 0 y 17 $/u$s dependiendo del mes y del horizonte temporal con el que se realizan los pronósticos.

Considerando las expectativas relevadas con un mes de anticipación (esto es al cierre del mes previo a proyectar) el error absoluto promedio (el módulo) durante 2017 a 2019 se ubicó entre 1,7% y 4,6% del dato observado. Durante 2020 el error del pronóstico realizado en el relevamiento previo al inicio de cada mes fue en promedio (en valor absoluto) un 63% inferior al promedio de los errores de los pronósticos realizados con dos meses de anticipación y un 87% inferior respecto de los errores promedio de los pronósticos realizados con tres a cinco meses de anticipación. (BCRA, Errores de pronóstico del Relevamiento de Expectativas de Mercado / mayo 2021)

Aporte académico

¿Quién pronosticó que la histórica paridad de 1,50 dólares por libra esterlina, o 1,20/1,35 por euro, iba a converger en un dólar a la par? - ¿En qué manual dice que después de asumir 9% de inflación interanual y, habiendo emitido en solo dos años, 25% de su PBI, EE.UU. fortalecería su moneda?

Lo explicamos en clase para alumnos cuantitativitas damnificados por la escasez de lectura. Es que llegan a una maestría con el pendrive rayado. Hoy les preguntamos: ¿Cuánto vale el dólar si Alberto Fernández se resfría, después del atentado a la vice presidenta? - Porque… debería reemplazarlo Cristina Fernández de Kirchner. Imaginemos los titulares de los principales portales de un sábado: “Tiemblan los mercados antes de su apertura”. En realidad, no lo sabríamos porque no hay mercado los sábados. Pero ya no es imprescindible que algo sea verdad.

Dolar Blue city porteña 02.jpg

Conjeturemos: Si a la vice presidenta le dispararon en la cara saludando a sus seguidores, - ¿Qué no le harían si asume como presidenta? - El valor del dólar es relativo, y también el miedo juega un papel crucial.

Es realmente difícil para un economista que entiende que la economía es una ciencia social, aceptar que un macroeconomista cuantitativista o financiero (que se auto percibe economista) reduzca el análisis al desempeño del “dólar” por la cantidad de dinero o la proyección de la meta inflacionaria. Si así fuera, todo seria sentarse y pensar sobre el futuro ascenso y descenso del dólar, tendiendo a enfrascarse en una actividad frenética y obsesiva, ayudando a comprar y vender dólares.

Se habla de la sustentabilidad del tipo de cambio. Cuando se habla de sustentabilidad del tipo de cambio, siempre se refiere a un proceso limitado que impone su equilibrio a expensas de entornos que lo superan. La economía es mayor que el “dólar blue”.

La cultura blue

No siempre se compran dólares por su rentabilidad, también son comprados para obtener seguridad. El billete no es lo que se está comprando, sino las ideas que extienden lamentablemente, los portadores agentes interesados en ellas, e interesados en deformarlas en el proceso de evolución. “Trabajan para…”.

Pero también es cierto que cuando se compran dólares, se está comprando algo más que el billete, se está expresando una conducta de ahorro. Adquirimos una cultura de tres generaciones. “El billete verde tiene buen karma” …pero este año en la Argentina y en todo el mundo, una valiosa parte del dólar que se guardan los argentinos y otros ciudadanos del mundo, contribuyen a financiar el gasto público estadounidense. Más o menos un 10% (la inflación estadounidense) se paga en un año para tener billetes verdes en caja de seguridad. Los u$s100 de 2021, tienen el poder adquisitivo de u$s 90 en este momento. Pero el dólar blue tiene sobreprecio cultural, el costo es más alto, porque incluye la tranquilidad que le provee al comprador y la involuntaria emergente irresponsabilidad social para con quienes no pueden comprarlos. Así se participa en la Argentina de la vida comunitaria desde hace casi cinco décadas.

El nacimiento de la nueva disciplina de la “felicidad” debería incluir el dólar blue en la Argentina. En esta corriente espiritual de “felicidad”, o hedonismo espiritual, la clave de la vida define un perfil que en la Argentina incluye tener dólares para viajar y hacer compras en el exterior, aunque muchos de los que viven pensando en el “blue”, luzcan con angustia y depresión.

El pronóstico económico

El pronóstico económico tampoco es científico. “El debate sobre el carácter científico de la economía es casi tan antiguo como la propia disciplina. No es novedad, por tanto, que se defienda la idea de que, en realidad, la economía es una rama de la política, sujeta en consecuencia a las peculiaridades y estrategias de la gestión pública, entre ellas la relevancia de la ideología de quien formula sus principios o los aplica en una determinada sociedad” (Cabrillo). “La economía no enseña a los economistas a hacer pronósticos” (Alfredo Zaiat).

Si no fuera como el turf, los economistas de todo el mundo, a excepción de Nouriel Roubini (Dr. Doom), no hubieran dicho a coro: “no lo vimos venir” (Crisis financiera 2008).

dolar-inversiones-finanzas-dolar blue.jpg
Cotización del dólar blue.

Cotización del dólar blue.

En la Argentina, hasta mediados de 2019, quienes participaron del REM (Relevamiento de Expectativas de Mercado), proyectaron trayectorias con tendencias generalmente descendentes de la inflación, que luego no se observaron. La inflación interanual proyectada por la mediana del REM con 12 meses de antelación muestra un fallo significativo, con un error absoluto promedio entre 17% y 67% del dato observado hasta dic-2020. Las y los analistas subestimaron sistemáticamente hasta mediados de 2019 la inflación que ocurriría 12 meses después -con correcciones parciales-, al tiempo que con posterioridad a ese período comenzaron a sobreestimar de modo constante la dinámica interanual que exhibiría la inflación minorista. (Ibid)

El otro lado de la biblioteca

Es muy dificultoso encontrar en los programas de universidades privadas bibliografía de Aldo Ferrer, Marcelo Diamand, Raúl Prébisch, Julio H. Olivera, Celso Furtado, Roberto Frenkel, Eduardo Basualdo, Mariana Mazzucato, Daniel Azpiazu, Miguel Khavisse, Jorge Schvarzer, Alejandro Rofman, Héctor Valle, Benjamín Hopenhayn, Abraham Gak, Daniel Heymann, Bernardo Kliksberg, Karl Marx, Bertil Ohlin, Lloyd Metzler, Paul Samuelson, Richard Khan, Micha Kalecki, Gunnar Myrdal, John Kenneth Galbraith, John Hicks, Johan Robinson, David Anisi, Karl Polanyi, Ha-Joon Chang, Jeffrey Sachs, Paul Krugman, Joseph Stiglitz, Robert Shiller, George Akerlof, Janet Yellen, Axel Leijonhufvud, Amartya Sen, Thomas Piketty, John Weeks, Edward Nell, Anwar Shaikh, Sergio Cesaratto, Fred Moseley, Francois Chesnais, Tony Norfield, John Smith, Henryk Grossman, Geoff Mann, James Kwak, etcétera.

Hoy los pronósticos son menos científicos que nunca

EE.UU. ha solicitado a sus ciudadanos con doble nacionalidad que abandonen Rusia para evitar posibles reclutamientos para ir a la guerra. Las noticias de la escapatoria de miles de personas desde Rusia en dirección al extranjero tan pronto como el presidente Putin llamó a filas a los reservistas y movilizó 300.000 soldados, han dado la idea del punto al cual están llegando las cosas.

Los tiempos que vivimos nos exigen que nos tomemos las cosas en serio, que no hagamos historietas con lo los temas importantes, que no perdamos el tiempo en simplezas, que seamos responsablemente prudentes.

Profesor de Posgrado UBA y Maestrías en universidades privadas. Máster en Política Económica Internacional, Doctor en Ciencia Política, autor de 6 libros. @PabloTigani

Dejá tu comentario