18 de noviembre 2023 - 00:00

El dilema de las importadoras por el tipo de cambio

Las empresas importadoras tienen incertidumbre respecto a la fecha y al tipo de cambio al que van a poder pagar sus importaciones concertadas. En este contexto, los FCIs son vehículos ideales para invertir los pesos de forma eficiente hasta la incierta fecha de pago.

La demanda de cobertura por devaluación se profundizaría ante el acercamiento del cambio de gobierno.

La demanda de cobertura por devaluación se profundizaría ante el acercamiento del cambio de gobierno.

A poco más de un año del establecimiento del nuevo control de importaciones, la mayoría de los sectores económicos acusa incertidumbre acerca de la fecha y el tipo de cambio al cual van a poder pagar sus importaciones concertadas.

De esta forma, las empresas están en la búsqueda de un vehículo de inversión que les permita tener los pesos invertidos en forma eficiente hasta la “incierta” fecha de pago, bajo la amenaza latente de una devaluación.

El establecimiento de las SIRAs (Sistema de Importaciones de la República Argentina) y demás mecanismos de control a las importaciones, resultaron en una deuda con el sector importador de bienes que ya superaría en septiembre los 44.000 millones de dólares.

Esta situación no es nada fácil de desarticular, dado el precario nivel de reservas internacionales (brutas) que ya no superan los 22.000 millones de dólares y las reservas netas en niveles negativos de -10.000 millones de dólares, a lo que se suma el nulo acceso al financiamiento.

En su momento, Carlos Melconian había mencionado, y sin demasiado detalle, que dentro de la bimonetariedad, habría un tratamiento diferente para el flujo de las importaciones futuras, que volvería a funcionar sin restricciones bajo el nuevo esquema cambiario, mientras que el stock acumulado durante la actual administración quedaría a pagar a un tipo de cambio que sería materia de negociación.

En este contexto, las empresas importadoras también conviven con la constante amenaza de correción del tipo de cambio.

El dólar oficial se mantiene en 350 pesos desde el 14 de agosto, y se presume continuaría así hasta el 15 de noviembre, cuando se daría un aumento de 3 pesos, según las últimas declaraciones del mismo Sergio Massa. Además, el vice ministro de Economía, Gabriel Rubinstein, ya había anunciado que la devaluación llevaría una velocidad crucero del 3,0% mensual.

Asimismo, si bien Massa descartó un salto cambiario post-segunda vuelta, el mercado continúa esperando una devaluación cercana al 100% para el próximo gobierno. En definitiva, el escenario electoral se encuentra abierto, con las encuestas mostrando resultados muy parejos, y por lo tanto, se alimentan las expectativas sobre un salto cambiario.

La eficiente inversión de los saldos para pagar las importaciones es crucial para que las empresas lleguen a buen puerto.

Dentro de la industria de fondos, las importadoras se sienten naturalmente más cómodas invirtiendo en activos que ajustan al dólar oficial (A 3500).

Estos instrumentos fueron altamente demandados antes de las elecciones generales ante la incipiente amenaza de una devaluación. En los últimos 90 días, la clase de activo (FCI Adcap Moneda dentro de nuestra familia de fondos) tuvo un retorno directo del 42%, mientras que la del A3500 fue del 25%.

Para adelante, la demanda de cobertura por devaluación se profundizaría ante el acercamiento del cambio de gobierno, a la vez que la clase de activo podría seguir otorgando buenos retornos.

Asimismo, creemos que las empresas deberían invertir parte de sus pesos en instrumentos CER, como “proxy” de la devaluación. En Argentina, la devaluación se traslada a precios en forma muy rápida. Recientemente, la devaluación del 18% post elecciones primarias implicó una suba del IPC del 6,2% de julio a uno del 12,3% en agosto.

El año que viene probablemente la inflación se mantenga muy alta, y con suerte veremos alguna tendencia decreciente, con un plan de estabilización mediante. En los últimos 30 días, los fondos CER (FCI Adcap Cobertura en nuestro caso) registraron un retorno del 28%, mientras que el CER fue del 22%.

La otra posibilidad es dejar los pesos en fondos de liquidez inmediata (Money Market). Estos fondos están invertidos en activos que no tienen cotización a mercado. Sin embargo, el retorno potencial es inferior al del resto de los activos que ofrecen cobertura por inflación y por devaluación. Dentro de nuestra familia de fondos, el FCI Adcap Ahorro tuvo un retorno del 9%en los últimos 30 días, mientras que la tasa Badlar fue del 10%.

Directora de Inversiones (CIO) de Adcap Asset Management.

Dejá tu comentario

Te puede interesar