La inversión que gana popularidad en 2021

Opiniones

Se acentúa un cambio en las preferencias de los inversores, una rotación en las carteras de inversión de activos dollarlinked a CER/UVA. Las empresas se financian así en el mercado local.

El mercado de capitales local ha tenido un rol protagónico y creciente como fuente de financiamiento del sector privado en la segunda mitad de 2020, frente a la falta de acceso al mercado de deuda internacional. Además, las estrategias llevadas adelante por los bancos privados de reducción de balances en un escenario de crisis macroeconómica y bancos públicos que priorizaron brindar financiamiento a los sectores de la población más vulnerables, también contribuyeron.

Las empresas fueron exitosas en sus programas de restructuración de deuda en dólares, forzadas por el BCRA a través de la comunicación A7106, y desde mitad de 2020 las emisiones corporativas dollar-linked cobraron popularidad, alcanzando colocaciones por más de US$1.100 millones.

A partir de 2021, hemos notado un cambio significativo en las preferencias de los inversores que están favoreciendo la emisión de instrumentos atados a la evolución de la inflación, en lugar de aquellos atados a la evolución del tipo de cambio oficial. La visión de que el gobierno va a poder reducir el ritmo de depreciación del tipo de cambio oficial, con intenciones de anclar las expectativas de inflación en un año electoral, domina el mercado. La suba de los precios de los commodities exportables, la reducción de la brecha cambiaria y la posición compradora neta del BCRA en el mercado de cambios desde diciembre 2020, favorecen la percepción de que el gobierno logrará retrasar el tipo de cambio real en 2021 y disparó una rotación en las carteras de inversión de activos dollar linked a CER/UVA.

De acuerdo a nuestros cálculos realizados en PPI, los fondos comunes de inversión que invierten en activos dollar-linked han observado rescates netos de -P$9.800m en lo que va del año, mientras que los fondos comunes de inversión que invierten en activos ajustados por inflación (CER/UVA) recibieron suscripciones netas de +P$20.310m en el mismo período.

El aumento de la demanda por este tipo de instrumentos ajustables por inflación está permitiendo a empresas obtener financiamiento en pesos a mediano/largo plazo en el mercado de capitales locales.

Desde que inició el año, ya 5 empresas (Telecom Argentina, Plaza Logística, YPF, Vista y el grupo Albanesi) han emitido obligaciones negociables UVA a plazos de entre 24 y 48 meses con tasas de entre 2.5% y 4.6% anual. De hecho, el monto emitido en este tipo de instrumentos desde diciembre de 2020 supera los UVA400m (~P$26.500m), casi duplicando las emisiones en la misma moneda del periodo enero 2020 – noviembre 2020.

La filtración en los medios de que el INDEC está analizando un cambio en la composición de la canasta del IPC, la cual se utiliza para medir la inflación, generó mucho ruido en el mercado y las cotizaciones de los instrumentos CER/UVA reaccionaron de forma negativa. Sin embargo, creo hay razones para pensar que el INDEC no está siendo intervenido como en años anteriores, y estos activos continuarán dominando la escena en el 2021. Por un lado, el INDEC publicó un comunicado aclarando el proceso de actualización de las canastas del IPC, es un proceso habitual en las oficinas nacionales de estadística basados en las buenas prácticas internacionales para lograr que las mismas reflejen los hábitos de consumo de las familias, los cuales varían en el tiempo y destacó que el proceso llevará al menos dos años. Además, no hay indicios que permitan sostener que los números de inflación publicados a la fecha no reflejen la evolución de los precios locales.

De hecho, el INDEC publicó este jueves el dato de inflación que reflejó una aceleración de la inflación núcleo a 4.1% en febrero, por encima de lo esperado por la media y mediana del REM que se ubicaba en 3.8%. Marco Lavagna ha logrado mantener una muy buena reputación como director del Instituto, y mientras se mantenga al frente del mismo la credibilidad del INDEC se fortalece.

Por último, atentar contra la credibilidad de las cifras oficiales de inflación sería dinamitar la única fuente de financiamiento de mediano plazo con la que cuenta actualmente el gobierno (bonos con ajuste CER) para hacer frente al déficit fiscal, rollear los vencimientos de deuda y reducir su dependencia a la emisión monetaria. Por lo tanto, esperamos que los activos que ajustan por inflación recuperen su atractivo y las obligaciones negociables UVA continúen ganando terreno en el mercado primario de deuda privada durante este año.

(*) Analista Senior de PPI

Dejá tu comentario