Poner la salud y la seguridad del capital humano como prioridad

Opiniones

Llevamos 15 meses de meses conviviendo con el Covid-19 y con ello acumulamos una serie de experiencias, aprendizajes y desafíos. Entre los grandes aprendizajes que nos dejó la pandemia, uno de ellos fue haber aprendido a poner como prioridad la salud y a la seguridad del capital humano.

Llevamos 15 meses de meses conviviendo con el Covid-19 y con ello acumulamos una serie de experiencias, aprendizajes y desafíos. Estamos hablando de un hecho excepcional que nos obligó y obliga a adaptarnos constantemente y a estar más atentos que nunca a lo que pasa a nuestro alrededor, escuchar lo que necesitan nuestros colaboradores y responder a las necesidades nuevas y cambiantes de nuestros clientes.

Entre los grandes aprendizajes que nos dejó la pandemia, uno de ellos fue haber aprendido a poner como prioridad la salud y a la seguridad del capital humano que hace que Genomma Lab sea lo que es en la región y en el mundo.

El coronavirus aceleró los cambios que se venían registrando a paso lento en el mundo del trabajo y puso a prueba nuestra capacidad de liderazgo, organización y de adaptación llevándonos de un día para el otro a construir nuevas formas de liderar, comunicar y producir.

Frente a una crisis, hay que aceptar las dificultades y hacer lo que sea necesario, pero también hay que mirar los desafíos que se van a presentar, porque no todos actúan igual, no todos piensan igual y definitivamente se presentan nuevas oportunidades.

Otra de las enseñanzas que nos dejó esta experiencia fue el cambio del trabajo presencial al virtual. Esta transición fue un proceso que encaramos con inquietudes y temores al ser una forma de trabajo nueva, pero con decisión y confiados en su utilidad logramos consolidar desterrando rápidamente las dudas. Pudimos comprobar que la modalidad virtual puede ser igual o más eficiente que la tradicional.

Después de operar en la mayoría de las áreas de forma remota por más de un año, nuestra prioridad a la hora de volver a la oficina ya no sólo será pensando en la productividad, sino con el objetivo de fortalecer la relación humana y social con nuestros colaboradores.

En este tiempo también pusimos a prueba nuestra capacidad para dar una respuesta rápida y eficiente a las necesidades de los consumidores. Cambiaron sus hábitos en busca de productos para el cuidado de su salud, la protección del sistema inmunológico y en general de aquellos productos que les traigan mayores beneficios.

Eso es algo que no puede ignorar la industria de consumo, porque esa es la guía para saber hacia dónde y de qué modo hay que moverse para satisfacer de la mejor forma las necesidades de la población.

El impacto en la cultura de las organizaciones ante una crisis de esta magnitud fue muy grande, pero no hay que verlo como algo negativo sino como el motor que empuja a avanzar en los cambios que necesitamos.

La evolución cultural de la forma de trabajar, nos desafía y nos permite priorizar a la gente que trabaja con nosotros, sus necesidades y sus objetivos; mejorar la forma de trabajar y avanzar en estrategias más eficientes y directas, actualizar nuestra forma de comunicarnos y de tomar decisiones.

Cada desafío lo tomamos como una oportunidad para aprender más y ser mejores en la manera en la que funcionamos en el día a día y la manera en cómo nuestra gente se siente más satisfecha en ese entorno.

CEO de Genomma Lab Internacional, empresa líder en medicamentos de venta libre y cuidado personal.

Temas

Dejá tu comentario