La renta de la tierra y de las industrias extractivas

Opiniones

Los recursos considerados de importancia estratégica por los Estados, en muchos países son mantenidos bajo su propiedad y control para apropiarse de la renta extraordinaria de estos bienes comunes. Incluso, bajo gobiernos de orientación liberal.

El modo de producción capitalista, se extiende a la economía agropecuaria después de alcanzar un considerable desarrollo en la industria. Al entrar en el agro, “tropieza” con formas de propiedad vigentes que son anteriores (pre capitalistas o feudales), y las va suplantando hasta constituirse en el modo dominante. La sociedad anterior al capitalismo fue el feudalismo que se basaba en la gran propiedad agraria perteneciente a los terratenientes (Señor) y el trabajo de los siervos (vasallos). El capitalismo crea dos nuevas clases sociales: la burguesía (capitalista - propietaria de los medios de producción) y el proletariado (asalariado – desposeído de medios de producción), que terminan reemplazando las anteriores clases feudales, aunque sigue existiendo el terrateniente como rémora o resabio del régimen anterior. Por lo tanto, en la nueva sociedad conviven los terratenientes, los capitalistas y los asalariados. Y se produce una separación entre las clases de propietarios: unos toman en arriendo (colonos, arrendatarios o contratistas) la tierra de los dueños y utilizan efectivamente la tierra separada de la propiedad.

A partir de esto, cada clase social percibe un ingreso derivado del medio de producción que posea: El terrateniente cobra una Renta, el capitalista una Ganancia y el trabajador un Salario.

La Renta es el ingreso que percibe el dueño de la tierra por el sólo hecho de serlo. La misma es pagada a los terratenientes por los capitalistas – contratistas que toman en arriendo dichas tierras, cediéndole parte del excedente generado en el trabajo agrícola.

La ganancia (o beneficio) es el ingreso que percibe el arrendatario capitalista por ser propietario del capital derivado del excedente producido por el trabajo.

El salario es el ingreso que percibe el empleado en relación de dependencia por la venta de su Fuerza de Trabajo al empleador.- (En éste caso por el obrero agrícola o rural).

Para el caso de que el que trabaja la tierra sea a la vez su propietario obtiene los dos ingresos: La Renta de la tierra y la Ganancia del capital.-

Formas de Renta: Absoluta, Diferencial I y Diferencial II:

La Renta Absoluta

Es la parte del excedente generado en el trabajo agrícola que cobra el terrateniente bajo la forma de arrendamiento, en dinero o en especie, por el hecho de ser su propietario. Esta Renta, por constituirse en un costo para los arrendatarios, se incluye o traslada a los precios de los productos agrícolas. Es una especie de “impuesto” que la clase de los terratenientes le cobra a toda la sociedad derivado de tener el “monopolio” de la tierra a partir del momento en que ésta dejó de ser “libre” y fue apropiada privadamente. En la Argentina, fundamentalmente, desde el fin de la “Campaña del Desierto” (1) (aunque ya había comenzado antes, bajo el gobierno de Bernardino Rivadavia como consecuencia de un determinado uso que se hicieron de las leyes de enfiteusis; continuada por Juan Manuel de Rosas – por otros medios – y culminando con Julio Argentino Roca).-

La Renta Diferencial I:

Por el hecho de que la tierra es el más importante medio de producción agrícola y la cantidad de tierras aptas para el cultivo es limitada, la producción que rinden las tierras mejores y medianas no bastan para cubrir las necesidades de la sociedad. Por ello, el aumento de la población y, por ende, de la demanda de alimentos, presionan para que los precios suban. La suba de precios permite que se incorporen al cultivo también las tierras “peores”, de zonas áridas y semiáridas y efectivamente se incorporan porque en ellas se obtiene, al menos, una ganancia normal (promedio social) sobre el capital y la renta absoluta para el propietario, pero no una renta diferencial o extraordinaria como sí se obtiene en las mejores tierras.

Los precios de los productos agrícolas no están determinados por los tiempos de trabajo sociales o promedios, como en la industria, sino por los que surgen de la explotación en las peores tierras, pues éstas se cultivan porque permiten obtener al menos una ganancia media solamente (pero no una renta extraordinaria)

Por ello la Renta Diferencial I es la renta extraordinaria (por encima de la ganancia media), que se obtiene en las tierras naturalmente más fértiles (nuestra zona pampeana) y por la cercanía/lejanía de los mercados de venta, vías de comunicación, puertos, transporte, etc. en relación con las tierras de menor calidad.

En síntesis: A igual tamaño de la explotación, igual tecnología, igual capital invertido en insumos, etc. en las mejores tierras se obtiene un rendimiento mayor (medida en quintales por hectárea) que en las peores tierras originando una renta extraordinaria.

Por la especial y cuantiosa dotación de recursos naturales (2) y de tierras fértiles en la zona pampeana en Argentina, que permite tener costos más bajos de producción agrícola en comparación con otras zonas del mundo, la producción en nuestro país es competitiva a nivel internacional

La Renta Diferencial II:

Es la renta extraordinaria que se obtiene como resultado de una mayor inversión de capital. Estos mayores costos son compensados por un mayor rendimiento, más que proporcional, en los valores y los volúmenes de producción. Esta es la razón por la cual se introdujo y avanzó decididamente en el país (y en Brasil) el modelo productivo de los agro negocios, que son un conjunto de procesos e insumos (paquetes tecnológicos) en el que concurren semillas genéticamente modificadas, la biotecnología, la técnica de siembra directa y uso de agroquímicos (agro tóxicos), la producción en gran escala, pools de siembra, la agricultura de precisión, etc.

En síntesis: A igual tamaño de la explotación e igual calidad de tierra, una mayor inversión de capital en insumos, tecnología y organización del trabajo más eficiente y productivo, permite la obtención de este tipo de Renta, que determina más del 90% de toda la renta agraria desde el año 2003: (cuadro Nro. 1).-

image.png

Al no contar con cálculos más actualizados del monto anual de dicha renta extraordinaria, y como tendencialmente viene aumentando desde el año 2002 (3.069 mill. de U$D) hasta los 20.295 mill. de U$D en 2013 (561,29 % de aumento en dólares), es de suponer que actualmente es mayor por observarse que los precios internacionales de estos productos han continuado subiendo. El pico más alto se obtuvo en el año 2008 de 27.224 mill. de U$D.- Cuadro Nro. 1.-

La Renta Minera (de industrias extractivas)

También, en el caso de las minas o yacimientos mineros (petróleo, carbón, gas, litio, oro, cobre), estamos en presencia de la tierra como medio de producción natural, de diferentes calidades, de extensión limitada, apropiable y enajenable como en la tierra apta para la agricultura.

Del mismo modo que en la agricultura, los propietarios de tierras (yacimientos) con minerales/metales de mayor calidad recibirán excedentes bajo la forma de una ganancia media más una renta extraordinaria; los mineros que explotan yacimientos de menor calidad obtendrán solamente la ganancia media sobre su capital invertido sin renta extraordinaria. Estos últimos son los que regulan la base de los valores sociales, costos y precios de producción del mineral en el mercado, además de la influencia, en las variaciones de los precios, de la oferta y demanda, y del carácter monopólico u oligopólico de los mercados

Para el caso del petróleo, en Argentina, en el año 2010 la renta petrolera ascendía 13.829 millones de dólares, (para un volumen de extracción de 222 millones de barriles), con un costo de “producción” (extracción) de 15,80 U$D por barril. El precio internacional actual (WTI) del barril es de u$s85,50 (4) - al 14/10/22.-

(5)

image.png

image.png

Dicha renta, en el año 2010, se distribuía:

Privado extractor 4.195 millones de U$D = 30,30 %

Consumidor y Refinería 5.533 millones de U$D = 40,00 %

Estado Nacional y provincial 4.101 millones de U$D = 29,70 %

Total 13.829 millones de U$D = 100,00 %

El sector privado (extractor) pasó de apropiarse del 66,00 % en 1996 al 30,30 % en el 2010.-

El caso del Litio (6)

image.png

El litio sirve de combustible para la reacción termonuclear deuterio-tritio-litio, como catalizador para el caucho sintético, para la fabricación de baterías secas, en la industria militar (equipos de comunicaciones, sonoboyas, visores nocturnos), automotriz, tecnológica. Contiene un isótopo, el tritio, que es el combustible de los reactores de fusión. (7)

image.png

Participación privada extranjera en el litio: En Argentina, el desarrollo de este sector es impulsado principalmente por 17 empresas de siete países distintos. Las mismas están involucradas en 23 proyectos destinados a la explotación del litio, que se encuentran en distintas fases: dos en producción, una en construcción y cuatro en factibilidad. El resto, aparecen en etapas previas. Las empresas son de: Australia (6), China (2), Canadá (3), Japón (1), Corea del Sur (1), Francia (1) y Reino Unido (1). También están las argentinas Jemse (del Gobierno de Jujuy), Exar y Pluspetrol. (13).-

La privatización de Alto Horno Zapla: A partir de 1990 Altos Hornos de Zapla fue vendido a un consorcio integrado por el Citicorp que se adueñó del 33% de las acciones; el grupo francés A. Duval con el 34%; Pensa SA con el 28% y Penfin SA con el 5%. El monto de la operación fue de 33,2 mill. de U$S, los cuales se pagaron el 10% en efectivo y el resto en títulos de la deuda externa. El valor de la planta fue estimado entre 500 y 800 mill. de U$S.- (8)

Empresas multinacionales exploraban en la Argentina

  • En 2008: 158
  • En 2009: 164
  • En 2010: 175

Otros metales: En diciembre de 2010 la Secretaría de Minería de la Nación informó que existían 574 proyectos de cobre, oro, plata y otros metales; y que las inversiones provenían, en su gran mayoría de EEUU, Canadá, Suiza, Sudáfrica, Australia, Gran Bretaña, Corea del Sur, Japón, China y de algunos grupos “argentinos”. En el 2011 superaban los 600.- (9)

Estado y Recursos estratégicos: Los recursos considerados de importancia estratégica por los Estados, en muchos países son mantenidos bajo su propiedad y control para apropiarse de la renta extraordinaria de estos bienes comunes, incluso bajo gobiernos de orientación liberal.

Es el caso del cobre en Chile, nacionalizado desde la época de Salvador Allende. Después le siguió Pinochet que privatizó muchas empresas pero el cobre no. Salinas de Gortari en Méjico también privatizó empresas en la década de 1990, pero al petróleo lo siguió manteniendo en manos del Estado (a través de la empresa Pemex).

En la Argentina, el principal recurso económico está en la tierra de la zona pampeana (Pampa Húmeda), que prácticamente nunca estuvo en manos del Estado. Por ello, una forma alternativa de apropiarse de la renta extraordinaria del agro es mediante el cobro de los Derechos de Exportación (vulgarmente llamadas retenciones). En otros momentos de nuestra historia económica se realizó a través de nacionalizar el comercio exterior, siendo el IAPI (1946-1955 – Farrell-Perón) el único comprador de los cereales y oleaginosas a precio sostén compensatorios fijados por el Estado, quien luego de separar una parte para el consumo interno procedía a vender los saldos exportables (10).

Otros ejemplos de regulación de los mercados agrícolas y de otros rubros en nuestro país fueron las Juntas Nacionales de la carne, granos, industria lechera, yerba mate, algodón, vinos, etc. en respuesta a la crisis de los años ´30 por parte de gobiernos conservadores. (11).

Propuesta: La necesidad de conquistar el poder de decisión nacional sobre estos recursos estratégicos pasa por la elaboración y ejecución de un Plan Nacional de Desarrollo Independiente que ya fuera explicitado sintéticamente en escritos anteriores.(12).

Contador Público. Profesor de Economía en UTN-UNER-UADER-ISFD.

Fuentes:

(1)-Mario Rapoport – Historia económica, política y social de la Argentina (1880-2003) – Editorial Emecé – 2007 – pág. 43/44.-

(2)-Miguel Angerosa – Argentina: La distribución del ingreso – Octubre de 2022.-

(3)-Pilar Palmieri - IADE - Realidad Económica Nro. 295 - pág. 32.-

(4)-Mariano A. Barrera – La renta petrolera en Argentina -https://ri.conicet.gov.ar/bitstream/handle/11336/3659/CONICET_Digital_Nro.4862_A.pdf?sequence=2&isAllowed=y

(5)-https://www.preciopetroleo.net/

(6)https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/47807/1/S2100999_es.pdf

(7) Elsa Bruzzone – Minería Argentina – Editorial Biblos – 2012 - pág. 22.-

(8) Ibíd. – pág. 13.-

(9) Ibíd. – pág. 51.-

(10) Mario Rapoport – Las políticas económicas de la Argentina. Una breve historia – Editorial Booket – 2010 – pág. 164.-

(11) Ibíd. – pág. 105.-

(12) Miguel Angerosa – Escritos: máximaonline – IADE Realidad Económica – El Cohete a la Luna – Ambito Financiero.-

(13) https://mineriasustentable.com.ar/contenido/2737/el-litio-en-argentina-estas-son-las-empresas-lideres-en-la-fiebre-del-oro. Fuente: Bloomberglinea.com

Dejá tu comentario