Estrategias para emprendedores

Opiniones

Muchos tienen estrategias, pero muy pocos tienen claro qué es lo más importante lograr y el propósito, cuándo esa es la razón principal de tener una estrategia.

¿Dónde sufrimos más lo emprendedores? ¿En hacer una estrategia o en llevarla a cabo? Fue la pregunta con la que inicié el último taller y el 100% estuvo de acuerdo: nos gusta más hacer planes, que llevarlos adelante en el tiempo.

Una estrategia es un plan de acción que no da ningún resultado en sí mismo. Tiene el mismo valor que un plano de un edificio. ¿Qué es lo que produce resultados? La acción, el poner los ladrillos uno sobre otro. Nuestros resultados como emprendedores son producto de las acciones que llevamos (y las que no llevamos) adelante. Esta es la primera idea importante: lo que más vale de la estrategia es tu capacidad de ejecutarla. Lo que vale es la acción.

Esta es la ecuación: Estrategia x Ejecución = Resultados. Las estrategias son importantes, pero son un multiplicador de nuestra capacidad de llevarlas a cabo. Dado que la clave está en la acción, la estrategia más potente es la más simple: la que solo intenta lograr un objetivo importante en los próximos 90 días. Dado a que estamos en un entorno cambiante y caótico, 90 días es un buen ritmo para planear y evaluar estrategias.

Y para poder establecer un objetivo potente les recomiendo usar la ley de mínimos. ¿Cómo? Imaginate un barril con agua. El barril está formado por varias tiras de madera que lo cubren. Esas tiras que van desde el piso a la tapa se llaman tablitas de madera. Cada tablita tiene cerca de un metro, pero ¿qué pasaría si hay una que mide 50 centímetros? El barril solo puede contener tanto líquido como la tablita más baja. Entonces, ¿cuál es la tablita más baja de tu emprendimiento? ¿Qué cosa, si mejora, mejora todo? Ahí debería el foco de tu estrategia.

Lo segundo, ¿cuál es la pregunta más importante que nuestra estrategia debe responder? Muchos dirían que la estrategia debe responder “qué, cómo, cuándo, quién y dónde”. Si bien son preguntas necesarias, son preguntas secundarias. La principal pregunta es “para qué”. ¿Para qué estoy diseñando esta estrategia? ¿Cuál es mi propósito? Cuando en OKRs.GLOBAL empezamos a trabajar con emprendedores y empresas que quieren lograr resultados importantes, empezamos siempre por el taller de clarificación de propósito.

¿Cuál es el propósito de esta empresa? ¿Para qué existe? ¿De qué se hacen cargo? porque esa respuesta es la primera que necesitamos para ayudarlos a trazar una estrategia ganadora. La conexión que tengamos con el propósito, con el para qué de nuestra estrategia, es el factor principal para lograr la acción que necesitamos para producir resultados.

Nuestra capacidad de ejecutar una estrategia está principalmente condicionada por cómo esta estrategia me inspira, me motiva, cómo esta estrategia me ayuda a lograr algo importante, y no en la claridad del cómo, quién, cómo y dónde.

Muchos tienen estrategias, pero muy pocos tienen claro qué es lo más importante lograr y el propósito, cuándo esa es la razón principal de tener una estrategia.

(*) CEO en OKRs. GLOBAL y capacitador en INICIA

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario