A coro elogian candidatura para justificar el "dedo K"

Política

Debajo de los artificios de París, donde posó con Ségolène Royal -plan B luego de que le ordenen suspender su viaje a EE.UU. para ver a Hillary Clinton-a Cristina Fernández la arrastra, como un imán, la política interna. Y todo ocurre lejos del brillo europeo.

Como volvió Mauricio Macri a embestir contra la senadora al mencionar la elección «a dedo» -tema que, menos explícito, también mencionó Eduardo Duhalde-, en la húmeda Buenos Aires, los voceros usuales tuvieron que dedicarse a cuidarle las espaldas a Cristina.

El trío Felipe Solá, Aníbal Fernández y Carlos Kunkel se atropelló para congraciarse con la primera dama. «Tiene una altísima y superlativa experiencia en gestión provincial y nacional. Es el cuadro político más importante de los últimos 50 años», dijo el ministro.

Fernández intentó en un arrebato darle a Cristina lo que no tiene: experiencia ejecutiva, llaga en la que metió el dedo Duhalde. Esas críticas del ex presidente -jefe de Fernández durante dos décadas-fueron, según el titular de Interior, «paupérrimas».

Luego se lanzó a una larga apología contra su ex líder: «Las diferencias entre Cristina Fernández y Eduardo Duhalde son generacionales, la senadora tiene formas modernas de construir políticas colectivas» y «una disciplina intelectual fenomenal que no tuvo en política Duhalde», dijo.

Al coro de defensores de la primera dama se sumó Kunkel. «Cristina Fernández va a ser una gestión memorable, si los argentinos nos acompañan con su voto

  • Brillo

    «Su capacidad está absolutamente demostrada por su larga militancia política, su largo ejercicio de la función pública; es notorio que cada vez que ha ocupado la función pública lo ha hecho con brillo y con notoriedad», agregó Kunkel y luego se enfocó en Duhalde.

    «Si hablamos de gestión, tenemos que hablar de los quebrantos del Banco Provincia, de los créditos que se entregaron y no fueron devueltos, hablemos de la ' mejor Policía del mundo' y de la destrucción del sistema educativo; son los mayores problemas que tienen hoy los bonaerenses», apuntó el diputado.

  • Interesante

    Menos extremo, Solá dijo que las apreciaciones del ex presidente sobre la falta de experiencia de Cristina fueron «técnicas». «No estoy de acuerdo con la opinión de Duhalde, no creo que para ser presidente haya que haber sido primero gobernador o tener un alto cargo ejecutivo», apuntó.

    Sobre la candidatura en concreto, sostuvo que «es una alternativa interesante sobre la cual se pueden tener prejuicios porque todavía no ha sido presidenta; pero creo que está capacitada para serlo».

    A su vez, Solá se autoexcluyó como eventual compañero de fórmula en el caso de que Cristina sea la candidata del oficialismo.

    «Me parece que no voy a estar en esa fórmula porque Cristina representa a la provincia de Buenos Aires en la Senaduría, es nacida aquí y creo que es posible que la fórmula deba tener un arco geográfico más grande», indicó el gobernador quien, sin embargo, dijo que le «encantaría» ser vice.
  • Dejá tu comentario