Alberto Fernández vuelve a repensar las sesiones extraordinarias

Política

Diputados ahora analiza juntarse el 29-1 o el 5 o 6 de febrero. Senado espera a Cristina. Abanico de temas no tapa prioridad de Casa Rosada: renegociación de deuda.

A poco menos de un mes de la última vez que hubo actividad en los recintos del Congreso, y en medio de idas y vueltas sobre la prórroga vigente de las sesiones extraordinarias, Alberto Fernández mantuvo contactos ayer con el presidente de Diputados, Sergio Massa, y el jefe oficialista en dicha Cámara, Máximo Kirchner, para repensar la agenda de temas a tratar en las próximas semanas. Sin mayores precisiones más que promesas, el jefe de Estado comenzó a tantear el terreno en base a la preocupación principal de Casa Rosada, que es una eventual renegociación de la deuda, e incluso se evalúa enviar algún texto relacionado con la activación de un marco regulatorio sobre el tema.

El Ejecutivo deslizó, según confiaron operadores legislativos a Ámbito Financiero, los borradores sobre las jubilaciones de jueces y diplomáticos, situación no deseada por el kirchnerismo pero a la que tuvo que acceder por presión de la oposición, tras el megapaquete de ajuste -por suba de impuestos y congelamiento de haberes previsionales- que votó el oficialismo entre el 19 de diciembre y la madrugada del 21 de ese mes.

Desde aquella ocasión, la aspiración kirchnerista de mantener al Congreso a todo ritmo no pudo mantenerse, ni siquiera, en su línea de flotación. De hecho, y ante las demoras de Casa Rosada -desconexión absoluta de la secretaría de Relaciones Parlamentarias, que comanda el piquetero friendly Fernando “Chino” Navarro-, legisladores del oficialismo y oposición dieron por caídas las chances de retomar las sesiones extraordinarias este mes y aspiran, como mejor panorama, reiniciar las trifulcas el mes próximo.

Al término de la reunión en Casa Rosada, desde el kirchnerismo confiaron en adelantar la actividad en Diputados -tras posponerla 24 horas antes- y sesionar el 29 de enero. Como único tema sin conflicto aparece el freno al Pacto Fiscal, con el que gobernadores podrán subir impuestos como Sellos e Ingresos Brutos. A cambio, Nación ya giró anticipos financieros a varios distritos, incluidos opositores como Jujuy, comandado por el radical Gerardo Morales.

Mientras tanto, el Senado sigue sin mover un dedo, excepto por el festival de resoluciones y designaciones de la poderosa secretaria administrativa, la camporista María Luz Alonso. Desde hace varias horas volvió Cristina de Kirchner de Cuba tras visitar a su hija, Florencia.

En la Cámara alta, el Frente de Todos cuenta con mayoría absoluta -la mitad de la totalidad de la Cámara-, pero no los dos tercios que obsesionan tanto a Cristina de Kirchner. Con esa llave se podría dar luz verde, por ejemplo, al candidato a procurador general de la Nación -jefe de fiscales-, el actual juez federal Daniel Rafecas, o votar un proyecto de reforma de la Constitución. La lupa estará puesta ahora en las negociaciones con Juntos por el Cambio, y los tironeos entre macristas y radicales.

Por ahora, el Senado espera que vuelva la actividad para analizar, en la comisión de Acuerdos, las designaciones de embajadores y pliegos del Banco Central. El receso que firmó Alonso con venia de la vicepresidenta de la Nación todavía corre hasta fines de enero y los pasillos están vacíos.

Mientras el Ejecutivo demora el envío de proyectos sobre jubilaciones de jueces y diplomáticos, el tiempo corre para la comisión que tiene que convocar Casa Rosada con el fin de discutir un nuevo mecanismo para actualizar los haberes previsionales.

Otro tema analizado entre Fernández, Massa y Kirchner fue la creación del Consejo Económico y Social, con propuestas varias en oficialismo y oposición. Además, preocupa la suba de precios y Casa Rosada amenaza con sancionar en el Senado la polémica ley de góndolas, que fue instalada en 2019 por las macristas Elisa Carrió y María Eugenia Vidal.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario