Política

Aranguren negó haber beneficiado a Shell y dijo que le hizo caso a Alonso

Exfuncionario sostuvo que decisiones tarifarias no beneficiaron a petroleras porque se quitó subsidio y que el plan había sido diseñado por gobierno anterior. Agregó que siguió indicaciones de Oficina Anticorrupción por sus acciones, cuya titular declara el 27 por encubrimiento.

“En ningún momento tomé una decisión que pudiera beneficiar” a Shell”, sostuvo ayer Juan José Aranguren, exministro de Energía, al declarar en indagatoria ante el juez Luis Rodríguez acusado de negociaciones incompatibles con la función pública. El extitular de la petrolera debió declarar por supuestos beneficios que habría generado en su exempleador medidas que dispuso desde su rol respecto a las tarifas. “En ningún momento tome una decisión interesándome particularmente por algún proveedor. Tomé decisiones de carácter general y siempre en beneficio del interés público”, aseguró ayer al tiempo que frente a la prensa, sostuvo que no había cometido delito alguno. El 27 de este mes, deberá presentarse la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, señalada por haber encubierto a Aranguren y su tenencia accionaria respecto de la casa matriz de Shell, la cual debió haber sido declarada e informada por posibles “conflictos de interés”. Aranguren, aseguró ayer que “en ningún momento” tomó una decisión que pudiera beneficiar a su anterior empleador, la petrolera Shell, de la que fue presidente y accionista, tras prestar declaración indagatoria ante Rodríguez. Debió comparecer por negociaciones incompatibles con la función pública por varios hechos, como haber beneficiado a la petrolera con la suba de las tarifas. También fue indagado por la compra de gas a Chile, por supuestos perjuicios que pudo acarrear al Estado, entre otras imputaciones.

En diálogo con los periodistas que lo esperaban en el cuarto piso de los Tribunales federales de Comodoro Py, explicó que “el incremento en el precio del gas no le llega a las compañías petroleras porque el precio que reciben las compañía petroleras por el gas durante en el período 2016-2017, que es el período imputado, es el mismo que provenía de un plan gas diseñado por la anterior administración”. “El incremento del precio que sufrieron los usuarios residenciales lo que logró fue reducir el subsidio por parte del Estado”, explicó. “Las empresas no se beneficiaron con los aumentos, sino que redujo los subsidios que se pagaban a los usuarios”, afirmó. “Estoy muy tranquilo con mi conciencia y conforme con la oportunidad que me dio para responder sus dudas”, indicó, al tiempo que admitió: “Declaré hoy por primera vez en mi vida”.

“Sé que lo que he hecho fue conforme a lo que la ley me obliga y será el juez el que tome la decisión”, aseguró Aranguren. Ahora, el juez Rodríguez debe definir si le conforman las explicaciones de Aranguren, o si lo procesa en el marco de la causa.

“En ningún momento me interesé particularmente por algún proveedor, tomé decisiones de carácter general y siempre en beneficio del interés público”, se defendió el exministro. En el caso de Chile, explicó: “Logramos reemplazar un gas que no existía, que es el que venía de Bolivia porque no había más, y así lo declararon en el expediente el ministro de Energía de Bolivia y el gerente de YPF”. “No había mayor capacidad de las plantas de regasificación. Era siempre más conveniente importar gas previamente re gasificado en Chile que consumir gasoil y eso le significó al estado nacional un ahorro de 54 millones de dólares”, aseguró ante la Justicia. A las preguntas de rigor, durante la indagatoria, Aranguren dijo que posee un ingreso relativo de aproximadamente cien mil pesos por mes de su actividad como ingeniero consultor. En otro tramo de la acusación, el exministro aseguró que no se benefició de su tenencia accionaria respecto de las tenencias que poseía de la casa matriz de la petrolera porque “el precio siempre tendió a la baja”. Además, explicó que no se encontraba “legalmente obligado a venderlas, ya que podía retener las acciones en la medida que no tomara decisión particular para la empresa otorgante de las acciones”. Asimismo, puntualizó que él “siguió la recomendación que le efectuara la Oficina Anticorrupción en el caso”, algo que podría complicar a Alonso, acusada de encubrimiento y con una indagatoria pendiente. Independientemente que no se interesara particularmente en la compañía Shell, expresó que “la venta de acciones no lo benefició, siendo que el precio de las acciones siempre tendió a la baja del precio previo a su incorporación al gobierno”. Alonso deberá declarar por qué no investigó al exfuncionario pese a haber sido advertida sobre eventuales “conflictos de interés” por los denunciantes originales de la causa, los diputados kirchneristas Rodolfo Tailhade y Martín Doñate.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario