Argentina sin práctica militar antiterrorista

Política

Hoy las Fuerzas Armadas las dirige desde las sombras Horacio Verbitsky vía su incondicional ministra de Defensa, Nilda Garré. Verbitsky, en la época de la subversión, no aceptaba la comandancia de Mario Eduardo Firmenich y Rodolfo Galimberti -pero debía acatarlos porque manejaban mucho dinero (secuestro de los hermanos Born que Verbitsky desde Perú ayudó a traspasar a Cuba)- porque uno era de origen nacionalista y católico y el otro peronista y más audaz en los actos. Peor cuando le impusieron la "prueba de sangre" (matar para demostrar confianza) cuando prefería a Rodolfo Walsh, muy violento también, pero un intelectual. El hoy semidueño del enriquecido diario oficialista "Página/12" no tiene aquellos problemas de milicia subversiva. Tiene mando absoluto y sólo en raras ocasiones el presidente Néstor Kirchner, el verdadero comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, desbarata algo militar de la pareja Verbitsky-Garré, por caso cuando quisieron suprimir los liceos militares. En lo demás hacen y deshacen. Ayer se decidió aplicar la reglamentación de la Ley de Defensa que impide mover tropas argentinas salvo para defensa si es atacado el país o prevenir acciones de violencia, como en Haití convocadas por las Naciones Unidas. En Panamá gran parte de los países latinoamericanos irá con Estados Unidos a una práctica de defensa del canal que une el Atlántico y el Pacífico en caso de un hipotético ataque terrorista. Un decreto temporal de excepción del presidente de la Nación - de los tantos DNU que emite a nivel récord-remediaba la situación. Verbitsky y Garré decidieron que nuestras Fuerzas Armadas no tengan experiencia en defensa contra el terrorismo. Claro, los amores de juventud no suelen olvidarse...

La reglamentación de la Ley de Defensa que Néstor Kirchner anunció con bombos y platillos en el discurso del Día del Ejército podría dar por tierra con una ejercitación militar multilateral pendiente de ejecución. Son las maniobras navales denominadas Panamax que fueron aprobadas por el Congreso Nacional en la Ley Nº 26.059, sancionada en setiembre de 2005, pero que según la letra de la nueva política de defensa quedan fuera de la responsabilidad de la Armada. El entonces ministro de Defensa, José Pampuro, había gastado horas de lobby ante legisladores duhaldistas para conseguir la aprobación de la norma.

El ejercicio multinacional Panamax 2006, que se llevará a cabo entre el 21 de agosto y el 5 de setiembre en aguas del Pacífico, Caribe y del Canal de Panamá, se realiza como medida de prevención ante eventuales ataques terroristas y amenaza múltiple dirigida hacia la vía interoceánica y sus recursos, con el fin de asegurar la libertad en la navegación y las vías de comunicación marítimas.

Se hizo por primera vez en 2003 y surgió de los gabinetes del Grupo Naval del Comando Sur de los Estados Unidos como prevención a ataques terroristas de la magnitud del atentado a las Torres Gemelas del 11 de setiembre de 2001. Entre los días 19 y 23 de junio pasado, en la Estación Naval de Mayport, Florida, el Joint Planning Group (JPG), a cargo del comandante del Grupo Naval del Comando Sur, contralmirante William Stevenson jr, reunió a todos los participantes del ejercicio para la planificación final, la Armada Argentina confirmó que desplegará una corbeta Meko 140, un avión explorador Orión, un grupo de buzos tácticos y varios oficiales de Estado mayor, y comprometió dos millones de pesos del Presupuesto para el ejercicio.

Sin embargo, la reglamentación alumbrada por los colaboradores de Nilda Garré dejó fuera del alcance del instrumento militar a las denominadas «nuevas amenazas» como lo es el ataque del terrorismo internacional, objeto de simulación de las maniobras Panamax: se recrea el intento de sabotaje al canal mediante uno o varios buques cargados con explosivos.

La reglamentación de la Ley de Defensa sólo faculta a los militares a intervenir cuando la agresión provenga de un Estado extranjero o de otra fuerza armada regular. Como si el país no tuviera una agenda de compromiso, cooperación, solidaridad y obligación con otros Estados aliados de la región, por caso Panamá, que pudieran ser blanco de ataques terroristas graves o ¿acaso no conserva el status de aliado extra-OTAN conferido por los Estados Unidos por la participación en el conflicto que liberó a Kuwait tras la invasión de Saddam Hussein?

El escenario que hoy vive el Medio Orientedonde se enfrenta un país (Israel) contra una organización político-militar extremista (Hizbollah) podría tener graves repercusiones en la región. El gobierno recibe en la Dirección de Inteligencia Estratégica Militar, conducida por el licenciado Carlos Aguilar, información privilegiada de una fuente militar destinada en Altos del Golan. Se trata del teniente coronel Fernando Fredes, un especialista del Ejército Argentino que junto a 154 observadores militares cumple funciones bajo mandato de la ONU en el Organismo de Naciones Unidas de Vigilancia de la Tregua (ONUVT). Este esquema multinacional fue creado en 1948 para verificar la tregua en la frontera sirio-israelí.

  • Importancia

    Es un dato reservado entre los países que participan del Panamax: Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos de América, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay, la importancia que adquirió ahora la ejecución de estas maniobras a la luz del crítico cuadro beligerante entre Israel y las milicias extremistas de Hizbollah.

    Hay informes de inteligencia de esos países que predicen represalias de células dormidas en otros puntos del globo si la presión armada de la OTAN u otra fuerza multinacional bajo mandato de la ONU quiebra el frente de las milicias terroristas en el Líbano. El Canal de Panamá es un punto sensible para un ataque terrorista por ser un activo estratégico para el comercio mundial, lo que justificaría una fuerza multinacional para defenderlo. Panamá no puede hacerlo solo, carece de fuerzas armadas y necesita el concurso de otras naciones. No parece casualidad que el Senado norteamericano días atrás exhortara al presidente George Bush a: «instruir al representante de Estados Unidos ante la OEA a que en primer lugar busque apoyo para la creación de una fuerza de tareas del Comité contra el Terrorismo Interamericano (CICTE) -creado por iniciativa del gobierno de Carlos Menempara asistir a los gobiernos de la región en la investigación y el combate de la proliferación de organizaciones terroristas islámicas».
  • Dejá tu comentario