Arma en persona las listas de la Plaza

Política

Néstor Kirchner se ha vuelto, en estos tiempos, adicto a las listas: anduvo con una cuando se trató en Diputados el proyecto de retenciones móviles; sigue ahora, cuando el turno es del Senado, y se diseñó otra para anotar cuánto aportará cada jefe al acto del martes frente al Congreso.

Además de decidir, anunciar y ser orador central del show del martes en la Plaza del Congreso, en persona el patagónico cita o llama por teléfono a los jefes territoriales para comprometerlos a movilizar y sacarles un número: el de la gente que acercarán.

Entre otras pérdidas, Kirchner descendió a la categoría de puntero barrial que anota la cantidad micros, viandas y banderas que aportará cada sector. Después, los que necesitan una asistencia son citados por Oscar Parrilli, secretario general de la Presidencia.

No hay, como en otras temporadas, intermediarios. El patagónico se encarga de ubicar a intendentes, legisladores y sindicalistas para comprometerlos a participar del acto del martes y, además, pedirles que hagan el mayor esfuerzo de movilización.

  • Imposibles

    Sólo los novatos, claro, se espantan. Los veteranos, que han jurado lealtad a Duhalde, Ruckauf, Menem, Rodríguez Saá o Solá sucesivamente, o en algunos casos paralelamente, le prometen cifras imposibles que ese día, se sabe, nadie puede comprobar. Ni a favor ni en contra.

    Estarán, como siempre, los sindicatos -no sólo la CGT oficial, sino que también habrá una columna de la CTA pro K-, los intendentes del conurbano, los piqueteros y en menor medida los gobernadores. En volumen, el acto depende de los tres primeros actores.

    Por distancia, por costos, no es relevante lo que pueden arrimar el Chaco ni San Juan. Un intendente menor del Gran Buenos Aires, o una agrupación intermedia de piqueteros, acerca en tren a 3 mil personas, que para un gobernador lejano son casi imposibles.

    Por eso, básico, de manual, Kirchner recorrió el espinel del Gran Buenos Aires sumando aquí y allá tumulto al acto que marcará su regreso como orador ante multitudes (si es que cumple su sueño de contar con más de 50 mil personas, como tiene anotado).

    No repara, siquiera, en que sus acciones profundizan internas locales. Por caso, el martes habrá tres -quizá cuatrocolumnas llegadas de San Miguel: la del intendente Joaquín de la Torre; la del diputado Franco La Porta y la de la legisladora «Manola» Rico.
  • Dejá tu comentario