9 de abril 2013 - 23:44

Avanza la reforma judicial con dictamen exprés para primeros proyectos

El ministro Julio Alak, junto al secretario de Justicia, Julián Álvarez.
El ministro Julio Alak, junto al secretario de Justicia, Julián Álvarez.
El oficialismo le dio dictamen en el Senado a los proyectos de reforma del Consejo de la Magistratura y de creación de nuevos tribunales de Casación, durante una reunión de comisiones de apenas dos horas y media y sin la presencia de los senadores de la oposición.

Así, los dos proyectos quedaron habilitados para ser votados en el recinto el próximo miércoles, cuando el Frente para la Victoria buscará aprobarlos y girarlos a la Cámara de Diputados pese a las críticas de la oposición por el tratamiento exprés.

Con la participación del ministro de Justicia, Julio Alak, y su vice, Julián Álvarez, el plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, de Justicia y de Presupuesto y Hacienda le dio un tratamiento rápido a la iniciativa de reforma del órgano encargado de la designación y remoción de jueces.

La rapidez no se debió sólo al apuro del oficialismo por avanzar con estas iniciativas, sino a la ausencia de los senadores de la oposición, que se negaron a concurrir al plenario de comisiones ante la negativa del oficialismo a introducir modificaciones.

Las únicas excepciones fueron el senador de PROBAFE Samuel Cabanchik, aliado ocasional del oficialismo, y la peronista federal Sonia Escudero, quienes propusieron sin éxito algunos cambios en los textos.

Durante la reunión, Alak señaló que el proyecto que amplía de 13 a 19 el número de integrantes del Consejo y los somete al voto popular parte de "un principio básico, que es que el Poder Judicial no es de los abogados, ni de los jueces, es del pueblo, por lo tanto es el pueblo quien debe decidir quiénes lo integran".

"La elección del Presidente de la Nación hasta hace pocas décadas se hacía a través del Colegio Electoral. Eso fue eliminado porque el pueblo quiere elegir a sus representantes. La elección de los senadores también se hacía a través de las legislaturas provinciales", ejemplificó Alak.

Por su parte, Álvarez precisó que la reforma implica la incorporación de "cinco representantes más del sector académico, conformando un cuerpo de seis" y "un representante más para los abogados" que así se convertirán que tres, además de los tres representantes de los jueces, tres senadores, tres diputados y un representante del Ejecutivo.

Poco antes de pasar a las firmas el dictamen de la reforma del Consejo de la Magistratura, el oficialismo realizó una modificación sobre el proyecto, en la que quedó establecido que la elección de los consejeros serán "conjuntas y simultáneas con las elecciones presidenciales".

En este sentido, quedó estipulado en la iniciativa que "no podrán constituirse agrupaciones políticas al único efecto de postular candidaturas al Consejo de la Magistratura", y de esta manera cerraron la posibilidad de que puedan presentarse listas independientes de los partidos políticos, como había propuesto Cabanchik.

Una vez conseguido el dictamen para este proyecto, las comisiones de Justicia y de Presupuesto y Hacienda se abocaron al tratamiento de la iniciativa que propone la creación de tribunales de Casación para los fueros Civil y Comercial, Laboral y Previsional y Contencioso Administrativo.

"La pretensión de crear nuevas cámaras de Casación busca lograr celeridad en los procedimientos. Se ha dicho que crear tres cámaras de Casación es crear mayor burocracia. Por el contrario, lo que hace es acelerar la tramitación", afirmó Alak.

Los funcionarios también plantearon que la creación de nuevos tribunales le quitará trabajo a la Corte Suprema, argumento que fue completado por el presidente del bloque oficialista, Miguel Ángel Pichetto, quien afirmó que "ésta debe ser una de las pocas Cortes del mundo que tiene más de nueve mil casos".

Al término de la reunión -que duró apenas dos horas- Pichetto señaló que los proyectos "están en condiciones de ser tratados el miércoles que viene" en el recinto, al tiempo que anticipó que al día siguiente prevén aprobar la propuesta que regula las medidas cautelares contra el Estado.

De esta manera, dio casi por hecho que podrán emitir el dictamen de esa iniciativa este jueves, en las comisiones de Legislación General y de Justicia, que se reunirán a las 9:30 y recibirán nuevamente a Alak y Álvarez.

• Faltazo de la oposición para "no legitimar" la reunión

La oposición se ausentó del debate, y en simultáneo con el inicio de la reunión realizó una conferencia de prensa en que los legisladores, encabezados por la UCR y el FAP, lanzaron fuertes críticas a los proyectos. El senador del FPV Marcelo Fuentes consideró que esa actitud "es funcional a la estrategia de los grupos corporativos".

"El país vive horas muy difíciles en términos institucionales. A veces las palabras suenan excesivas pero si decimos que nos estamos acercando rápidamente a regímenes totalitarios lo podemos fundar con hechos concretos", advirtió el senador radical Ernesto Sanz.

El legislador denunció que los senadores oficialista rompieron "las reglas de convivencia" en la Cámara alta y que con la reforma impulsada por el Gobierno "el poder Judicial está amenazado de ser cooptado".

A su vez, el radical Gerardo Morales denunció al apuntar contra el oficialismo: están convirtiendo la república en una monarquía y no tienen límites".

"No vamos a convalidar esta puesta en escena", advirtió a su vez el senador radical José Cano, quien confirmó que la oposición estará presente la semana próxima cuando se traten en el recinto los proyectos impulsados por el Ejecutivo.

A su vez, el legislador socialista Rubén Giustiniani consideró como "un grave error del Gobierno nacional" porque, según dijo, no permitirá que "se modifique ni una coma" de los proyectos.

En tanto, el senador por el Frente Cívico Luis Juez ratificó que insistirá en la presencia del presidente de la Corte suprema, Ricardo Lorenzetti, en el Congreso para dar su opinión sobre el proyecto.

"Hoy la República necesita no solamente de los opositores sino de todos los que nos aferramos a la constitucionalidad. Tenemos que decir qué pensamos. Ayer, la fotografía lo ubicó al titular de la Corte en el lanzamiento de estos proyectos y no sabemos si como mero invitado o convalidando estas iniciativas", enfatizó Juez.

• Los proyectos

La iniciativa establece que se amplía de 13 a 19 los miembros el Consejo, con lo cual deberán ser elegidos por la ciudadanía los tres jueces, tres abogados, y seis representantes de los ámbitos académicos o científicos, de reconocida trayectoria en algunas de las disciplinas universitarias.

En el caso de los abogados y jueces corresponderán dos a la mayoría y uno a la minoría, mientras que en el caso de los científicos serán cuatro representantes para la lista ganadora y dos para aquella que obtenga el segundo lugar.

Las elecciones de abogados, académicos, y jueces se realizarán en forma conjunta con las elecciones generales presidenciales y aplicando el sistema de elecciones primarias abiertas para definir los postulantes, y no podrán ser reelegidos sin un período de intervalo de por medio.

De todos modos se aplicará una excepción para este año porque esos comicios se realizarán junto a las elecciones de renovación parlamentaria, y durarán excepcionalmente dos años y se incorporarán sin perjuicio de la permanencia de quienes tengan mandato actualmente hasta el 2014, con lo cual puede haber excepcionalmente 25 miembros hasta el próximo año.

Además se fijarán los mismos requisitos que para ser diputados y se pone como impedimento para poder presentarse como consejero haber desempeñado cargo o función jerárquica durante la última dictadura cívico-militar, o quienes tengan conductas opuestas al respecto de las instituciones democráticas.

La composición del Consejo de la Magistratura, creada en la reforma constitucional de 1994, se completa, además de los tres abogados, seis académicos, y tres jueces, con seis legisladores, tres por Diputados y tres por el Senado, que se distribuirán dos por la mayoría y uno por la minoría, y un representante del Poder Ejecutivo.

Los consejeros serán elegidos por cuatro años y podrán ser reelectos con intervalos de un período, y determina que cesarán en sus cargos si dejan las funciones que ocupan que le permitió presentarse a los comicios.

En cuanto a la selección de jueces, una de las reformas del consejo es que por mayoría absoluta de sus miembros pueda proceder a la convocatoria a concursos previo a que ocurra una vacantes y entre quienes lo aprueben se confeccionará una lista, cuya vigencia durará tres años.

En ese plazo, en función de las vacantes que se produzcan el plenario establecerá la cantidad de ternas que deberán cubrirse con los postulantes incluidos en la nómina, por riguroso orden de merito.

Además estará habilitado a designar jueces subrogantes en los casos de licencia o suspensión del titular y en casos de vacantes para los tribunales inferiores de acuerdo a la norma legal vigente.

A lo largo del proyecto se establece que el quórum para sesionar será de diez miembros y adoptará sus decisiones por mayoría absoluta (mitad mas uno), con excepción de aquellas decisiones que requieran mayorías calificadas, como es el caso de la destitución de un magistrado.

En cuanto a las sanciones disciplinarias a los magistrados, el proyecto determina que podrían ir desde una advertencia, apercibimiento y multa de hasta un cincuenta por ciento de los haberes, y que éstas podrán ser apeladas en sede judicial ante la Corte Suprema de Justicia.

Dejá tu comentario

Te puede interesar